En tres tiempos se divide la vida: En presente, pasado y futuro; de éstos el presente es brevísimo, el futuro dudoso y el pasado cierto... (Lucio Anneo Séneca)

viernes, 12 de agosto de 2022

El Palacio de Torres Cabrera.


Fotografía propiedad ABC Sevilla
Palacio de Torres- Cabrera
Situada en una extensa manzana muy próximo al centro de Córdoba se encuentra la casa- palacio de los Torre- Cabrera.
Destaca por sus casi 2.565 metros construidos y un color muy peculiar que destaca frente a las edificaciones del entorno. 
El palacete, en sus principios de su edificación era mucho más extenso... Constaba de dos dos puertas falsas: Una daba a la calle Osario por lo tanto le pertenecería todo el terreno que hoy en día alberga al colegio de la Divina Pastora y la otra puerta daba a la plaza de las Doblas... ¡¡Sin duda sería inmenso!!
De hecho el palacio llamado de los Marqueses de Valdeflores comenzó con la construcción por uno de los condes de Torres Cabrera al fondo del jardín para una de sus hijas. 
En 1914 fue vendido a familiares (No precisan a quién) que terminaron la construcción y del que solo disfrutaron unos treinta años, ya que en 1942 se lo vendieron a los propios Marqueses de Valdeflores, título que proviene de Málaga y que se establecieron en Córdoba en el siglo XIX, se trasladaron de su antiguo palacio que se encontraba en la calle Jesús María, más o menos donde se encuentra el cine Góngora.
Fotografía propiedad del Rincón de los sueños olvidados
Entrada principal
Volviendo al tema: 
La fachada principal es la que se encuentra en la plaza llamada de Condes de Torres Cabrera, los dueños originarios del palacio, teniendo un importante valor histórico, pues a lo largo de los siglos ha pertenecido a dos familias muy ligadas a la historia de la ciudad.
La entrada al palacete se realiza a través de una preciosa verja adentrándonos a un encantador jardín que no es otra cosa que la antigua entrada de carruajes, nos hace llegar a un pórtico adintelado con dobles columnas que se encuentran sobre pedestales, invitándote a entrar por la puerta principal.
Ésta comunica con el patio principal de estilo barroco con nada más y nada menos que 30 columnas toscanas en piedra blanca haciendo una galería que originariamente estaba abierta. Presenta vanos adintelados en cada frente del arco en cuyo tímpano se instalaron restos de un mosaico romano del siglo II D C, descubierto en una Dumus que se encontraba situada en lo que ahora es la calle Fray Luis de Granada número 3 y que forma parte de la colección del último propietario, los Cruz Conde desde 1937
Pero... ¿Quiénes fueron estas familias?
Empecemos por la primera:
En el libro de D. Francisco Ruano con título muy muy largo que veréis en "Fuentes consultadas" habla de los orígenes de la Casa de Cabra, remontándose como ascendentes a los mismos godos para señalar "el caché" de esta familia... 
Contando que uno de ellos acompañó a D. Pelayo en -según Ruano- "la restauración de España" y de la que tendríamos mucho de que hablar, ya que por aquel entonces no existía el país como tal ¡¡Vale, y ahora vendrá alguno diciendo que fue una reconquista y cosillas de esas sacadas de la manga!! No voy a entrar ahora en el tema...
Sigamos con la historia:
Por lo visto el ascendiente de esta familia se llamaba Guterico, hermano de Ruderico, último rey de los godos; Mezclándolos como alférez mayores de reyes como Fruela, Ordoño II, Ramiro III o Bermudo II, en definitiva en un sin fin de personajes y batallas conocidas donde fueron recompensados por el Rey de turno y entrado por casamiento con linajes importantes de Cataluña, comenzando a reina en un vizcondado en Gerona, en Galicia otro tanto y en Andalucía lo mismo. Tres ramas que se hacen independientes.
Desde el cielo
Nosotros vamos a partir de los que llegaron a Córdoba:
Un tal D. Pedro Ponce de Cabrera hijo legítimo de D. Pedro Pérez Ponce de León comendador Mayor y Trece de la orden de Santiago y de doña Aldonza de León, hija ilegitima de Alfonso IX  de León y su amante Aldonza Martinez de Silva y por lo tanto medio hermana de Fernando III... Acompañó a su tío el Rey, en la conquista de Andalucía, junto con Fernando Ruiz Velloso. 
Torre de Arias Cabrera
la hora del repartimiento se le otorgó entre otras haciendas, la de Palomarejo, 
situado en los aledaños de Santa Cruz en Córdoba.
Allí se instalaron y su hijo Payo Arias de Cabrera, reedificó una torre cuadrada almenada y con una altura de dos plantas, fue defensa de ataques de los musulmanes y tomó su nombre "Torre de Arias Cabrera".
La familia poseían numerosas casas en barrios como el del Salvador y el barrio Santa María y un baño cerca de ellas que eran conocidos como el baño de la casas de Juan Ponce de Cabrera -según cuenta Ruano- situados muy cerca de la puerta Almodovar, más concretamente en la calle Almanzor y de los que existen reminiscencias en la casa de esta calle número 18 construidos sobre unas termas romanas y que hoy en día de nuevo le han dado su ser, baños abiertos al público.
Fotografía propiedad del Rincón de los sueños olvidados
Sigamos:
Un tal Pedro Ponce de Cabrera acompañó al rey Alfonso XI en la batalla del Salado y en el sitio de Algeciras, caballero de la orden de la Banda, los genealogistas señalan que fue el tronco de las tres ramas principales de los Cabrera es decir, los señores de Albolafias, Señores del Sanchuelo y los Torres Cabrera.
Fotografía propiedad Voz de Cádiz
Reja de entrada al palacio
Estrechó lazos matrimoniales con la Casa de los señores de Cañete ya que se casó con Constancia Alfonso de Córdoba, con la que tuvo cinco hijos: Alonso y Arias que murieron sin descendencia, dos hijas que se encargó de enlazarlas con ilustres familias...
 Y D. Pedro Ponce de Cabrera que fue ejecutado por orden del rey Pedro de Castilla, una historia jugosa que vamos a recordar.
Situémonos, año 1358:
D. Pedro, llamado El Cruel, se casa con Blanca de Borbón que es abandonada por el Rey a los dos días de la boda, muchos señores de Córdoba llevaban muy mal el trato que tuvo este rey que algunos llamaban el justiciero con su esposa doña Blanca.
Enterado el rey de los comentarios que hacían muchos nobles mandó degollar al hijo de Pedro Ponce de Cabrera IV señor de la Casa, llamado también Pedro Ponce de Cabrera junto con Fernando Alfonso de Gahete, junto con dieciséis hombres más, ejecutándolo en la plaza de San Salvador. (Y que ya hablamos en este blog, solo tiene que para leer esta historia ( PINCHE AQUÍ)
Fotografía propiedad del Rincón de los sueños olvidados
Desde el otro lado
El cadáver de D. Pedro de Cabrera fue depositado en el convento de San Pablo para más tarde realizar un nuevo trasladado con toda ostentación y pompa a la capilla de San Idelfonso de la Mezquita Catedral donde estaban sepultados familiares con el obispo D. Fernando Núñez de Cabrera y D. Martin Fernández de Argote por ello en aquel tiempo se le llamaba la capilla de los Obispos. 
Otro acontecimiento a destacar de esta familia es el ocurrido el asesinato del Comendador de la Mestanza de la orden de Calatrava.
Esta vez nos situamos en el año 1629, cuando sucedió la muerte de D. Martin Fernández de Córdoba, varón legítimo de la casa de Cabra, enlazada con muchos familias ilustres por lo que la corona se tomó mucho empeño por descubrir quien fue el asesino.
Vino el juez pesquisidor a Córdoba por las pistas sacó quien fueron sus cómplices en la muerte del comendador a Pedro Jacinto de Angulo caballero de la orden de Alcántara, señor del mayorazgo de Leonis, veinticuatro de Córdoba, a quien se le imputa principalmente la muerte.
A D. Antonio de Cabrera que le había sacado de su casa, a D. Pedro de Mendoza y Figueroa y a su hermano D. Alonso familiar del Santo Oficio, a Juan de Anguita y a otros varios que concurrieron en la muerte del comendador... De este caso ya hablamos en este blog PARA LEER LA HISTORIA PINCHE AQUÍ
Frontal de escalera
D. Pedro de Angulo fue condenado a muerte y a la pena de 18000 ducados a la viuda D. María Jacinta de Córdoba con la cual y de forma pacifica se pactó un casamiento con su hijo D. Pedro Antonio de Angulo con la hija de la victima Isabel Fernández de Córdoba, con la obligación de entregar a su madre 90.000 ducados aunque no tuviese efecto el casamiento.
D. Antonio de Cabrera Sotomayor  se retiró a Portugal donde murió pocos años después testando su hijo Diego de Cabrera Sotomayor y Angulo... 
El caso es que entre guerras, acompañando a diferentes batallas al rey de turno, fueron escalando en la sociedad a la vez que fueron entrelazándose por casamiento con familias tan ilustres como los Aguayo, Los Venegas, los Méndez de Sotomayor, los Carrillo, los Gutiérrez de los Ríos, los Cárdenas y los Fernández de Mesa, entre otros. 
Patio estilo Barroco
Es en 1631 cuando el rey Felipe IV le otorga a su señorío el título nobiliario de un vizcondado con el mismo nombre a favor de Alonso Fernández de Cabrera XII señor de Torres Cabrera, demostrándole su gratitud y solo veintisiete años después fue elevado a Condado de Torres Cabrera a favor de Juan Fernández de Córdoba Argote y Cabrera, III vizconde de Torres Cabrera.
Es el segundo conde de Torres Cabrera, Andrés Fernández de Córdoba y Cabrera, el que comienza la construcción de este palacio y unos dos siglos después, alrededor de 1847, el IX conde y VIII de Menado Alto, D. Ricardo Francisco Martel y Fernández de Córdoba el que además de dedicarse a la política fue un gran empresario y el que se encargaría de rehabilitar y remodelar completamente el antiguo edificio con un estilo de villa italiana, dándole la estructura que tiene actualmente. 
Pasillo hacía uno de los patios
El Conde, mano derecha de D. Antonio Cánovas del Castillo, participó en la nueva restauración de  la monarquía... ¡¡¡ Estos Borbones han tenido siempre más suerte que un "tronchao"!!! Lo que tardaron en lanzar a la corrupta de su madre y al que firmaba como padre, y lo pronto que empezaron a maniobrar para traer de nuevo un Borbón al país.
Bueno, el caso es que el Conde fue recompensado por sus esfuerzos y servicios prestados a la corona siendo nombrado por Alfonso XII, Grandeza de España.
Del partido conservador, fue diputado a Cortes, alcalde de Córdoba en dos ocasiones y gobernador Civil y estuvo detrás varias fundaciones y sindicatos agrarios, además de ser director de la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes. 
Preciosa escalera negra
Uno de los cordobeses más influyentes del período de la Restauración, durante ese período alojó en su bella casa palacio, restaurada por él, al Rey Alfonso XII y al jefe del Gobierno y líder conservador Antonio Cánovas del Castillo, a cuya recepción acudieron miles de cordobeses. 
En su palacio ubicó la sede del diario conservador "La Lealtad" y realizó numerosas exposiciones de productos y maquinaria agrícolas. 
Aprovechando la perdida de Cuba para España y con ello la importación de la caña de azúcar, creó la Azucarera de remolacha "Santa Isabel", en Alcolea (Córdoba), dotándola de la más moderna tecnología y maquinaria, convirtiéndose en un pionero de la industria cordobesa; de aquella historia queda el misterioso palacete abandonado en Alcolea medio del campo llamado de la Isabela.
Sala del trono
Una de las salas más interesantes del palacete es la del salón regio construido bajo la dirección de D. Carlos Degrandi y cuyas obras tuvo que suspender y que fue concluido por don Ramón Martinez Bueso, para la visita de rey Alfonso XIII.
Dicho salón, mide quince metros de longitud y seis de anchura y su decoración es de estilo Luís XV, con zócalo de molduras pintadas en rojo rematando los paneles con seda de damasco roja y preciosas molduras cóncavas en el techo.
Durante esta etapa se alojaron personalidades como el que fue presidente del gobierno D. Antonio Cánovas del Castillo, el político y duque de Valencia D. Ramón M. Narváez y Campos, los duque de Montpensier que también habían partido al exilio cuando se logró echar a la reina Isabel II con su caja B  y que los anteriores lucharon por meterlos de nuevo aquí... 
La declive del condado de Torres Cabrera provocó el abandono del palacio.
Fotografía propiedad de Obra Nueva de Córdoba
Uno de los salones
Según D. Ricardo Monti, en 1928 la Diputación Provincial realizó gestiones para adquirir el palacio para instalar en sus dependencias el Gobierno Civil, por lo que se ve las gestiones no salieron bien ya que fue vendido a la familia Meléndez Valdés y el Gobierno Civil fue instalado en otro palacete del que ya hablamos en este blog. Para leerlo Pinche aquí
De esa época data un sótano que fue usado como refugio para los bombardeos de la guerra.
En 1935 el inmueble es arrendado por parte de los Hermanos Maristas a la por entonces propietaria, Pilar Meléndez Valdés viuda de d. Antonio Carbonell Rodríguez socio y apoderado de la casa Carbonell y según dice su esquela en el diario "La voz" fechado el 4 de febrero de 1931 fue vice Cónsul de Portugal y Caballero de la orden militar de Cristo.
Allí se instaló el Colegio Cervantes hasta que en 1940, la propietaria vende el palacio a D. Rafael Cruz Conde, el cual da un plazo de dos años.
La cordobesa
Julio Romero de Torres
Desde entonces el palacio está ligado a esta familia muy conocidos en la ciudad de Córdoba, destacando diferentes personalidades como militares, abogados, alcaldes, senadores así como empresarios fundando uno de ellos las Bodegas Cruz Conde en 1902, llegando a ser proveedores de vinos de la Casa Real en tiempos de Alfonso XIII.
Fueron desarrollando sus productos creando destilerías y así ampliando la gama de sus vinos con anises y brandis tan reconocidos...
Desde entonces han concedido numerosos premios nacionales e internacionales.
Fruto de la amistad del fundador de las bodegas D. Rafael Cruz Conde con D. Julio Romero de Torres, el pintor le dedicó uno de los cuadros más admirado titulado "La mujer cordobesa" tan relacionada con la etiquetas de sus vinos. Hoy por hoy, el palacio está protegido por ser un bien de interés cultural y lleva años en venta...
De producirse un interés de compra, la Junta de Andalucía tendría la posibilidad de quedárselo en propiedad ya que tiene un derecho de tanteo por el que puede quedarse con el palacio siempre que iguale la oferta de la persona/compañía que pretenda comprarlo.




Fuentes Consultadas:
Casa de Cabrera en Córdoba, obra genealógica histórica, dedicada a el señor D. Fernando de Cabrera, Méndez de Sotomayor, Ángulo, Gómez de Cárdenas, Armenta, Valenzuela, Torreblanca, Herrera Carrillo de Ortega y de la Cerda, Conde de Villanueva de Cárdenas, Marqués de Villaseca, señor de Montalvo y de la villa de Belmonte, Moratalla, Añora del Cojo, Herrera de los Palacios y de los Saurdones, Salares, Algarrobo, Benaescalera, Alaucín, Daralcalde, Biberos y el Bollero, Patrón Perpetuo del colegio las Ciencias que con la advocación de Santa María de Gracia mandó fundar en la parroquia de Santa Marina de esta ciudad el señor Don Antonio Fernández de Córdoba, y hoy se halla en el Real convento de San Pablo de ella del orden de predicadores que lleva en Córdoba la única línea de Varones agnados de esta casa por Francisco Ruano- Reflexiones sobre los mosaicos cordobeses por Guadalupe López Monteagudo CSIC España- Wikipedia- Description genealógica de la Casa de Aguayo escrito por Antonio  de Ramos-Notas cordobesas de Ricardo Montis- Boletín Oficial del Estado del 17 de octubre de 1946 (Boletín Ordinario)-

2 comentarios:

ANTONIA dijo...

COSTARA UN PASTIZAL

Paco Muñoz dijo...

Que excelente trabajo de investigación, como todos los que haces. La calle que lleva el nombre de "prócer", fue abierta rompiendo la muralla norte para darle una salida directa a la Merced y evitar el callejeo por Burell y el Trascastillo despues, y que el Borbón de turno, pudiera salir cómodamente en dirección al ferrocarril, pues se alojaba allí en su visitas a Córdoba. Nadie ha investigado como se hizo el otro palacete a la entrada a la izquierda, claro eran los tiempos de todas las cosas raras. Los Casos Raros fueron antes y contemporáneos nuestros Las Cosas Raras duran hasta nuestro días. Creo que estaba en venta en alguna inmobiliaria.