En tres tiempos se divide la vida: En presente, pasado y futuro; de éstos el presente es brevísimo, el futuro dudoso y el pasado cierto... (Lucio Anneo Séneca)

miércoles, 1 de febrero de 2023

Calle de Julio Romero de Torres.

La antigua calle de los Mascarones y un cartel pagado por suscripción popular.
Calle Julio Romero de Torres 
Cinco, son los recodos de la antigua calle llamada "de los Mascarones" que comienza en el arco del Portillo hasta donde se encuentra el Museo Arqueológico, haciendo un camino sinuoso de trecientos cincuentas metros hasta su salida a la plaza de Jerónimo Páez.
Antaño fue una zona donde habitaban y por lo tanto tenían sus tiendas, los mercaderes. 
De ahí que el propio Portillo que no es otro que un vano abierto desde el siglo XIV en la muralla para facilitar el paso desde la Medina hasta la Axarquía, fue llamado como estaba claro "Puerta de los Mercaderes".

El por qué de este nombre, nuestro ilustre don Teodomiro Ramírez de Arellano cuenta en sus "Paseos por Córdoba" dice así: 
"Antes de salir a la plazuela de D. Gerónimo Páez hay otra calle tortuosa, toda embaldosada, en lo antiguo conocida por las callejas que van al Portillo y después de los Mascarones (Julio Romero de Torres), por dos relieves que representaban dos soldados romanos que estaban a los lados del balcón de la casa número 21, solariega de los Mohedano de Saavedra"
Casa de los Mohedano de Saavedra
Mi humilde teoría sería que esos mascarones tal vez, y digo solo tal vez, podrían haber sido encontrados en la ruinas del teatro romano que se encuentra exactamente bajo esa misma plaza y del que podemos ver parte bajo en Museo Arqueológico. 
Habla también de una de las casas donde vivió una familia clerical, ahora se encuentra dividida y edificado un bloque de pisos en parte de ella, perteneció a una de las familias más extravagante por su gustos exóticos que aparece en el trabajo del galardonado con el premio Nacional de Historia de España, don Antonio José Diaz Rodríguez, catedrático de la Universidad de Córdoba, en su trabajo: "Sotanas a la morisca y casullas a la chinesca. El gusto por lo exótico de los eclesiásticos cordobeses ". 
Pero... ¿Quiénes eran esta familia? 
Los Mohedano de Saavedra eran oriundos de Pedroche, una familia burguesa venida a más por su relación con la iglesia y una calculada estrategia matrimonial... 
Entroncaron con los apellidos de la élite de Córdoba, como los Armentas y los Simancas que según cuenta  Díaz Rodríguez y que estaban relacionados con los arcedianos de Córdoba y los Fernández de Córdoba entre otros.
El primer pedrocheño que tenemos constancia fue don Juan Mohedano de Saavedra, jurado de Córdoba que casó con María de los Barrios nacida en Torremilano, en el municipio de Dos Torres provincia de Córdoba. 
De este matrimonio tienen dos hijos que sepamos, doña Francisca de Saavedra Mohedano y don Alonso Mohedano de Saavedra canónigo de la Santa Iglesia de Córdoba.
En los Mohedano Saavedra se unieron dos dinastías catedralicias en don Juan Pérez Mohedano de Valenzuela: los Pérez de Valenzuela, vinculados con el poderoso clan de los Fernández de Córdoba, como hijo del alcalde noble de la Santa Hermandad Juan Pérez de Valenzuela, y los pedrocheño Mohedano de Saavedra por su madre, doña Catalina Blázquez de Saavedra. 
Según D. Antonio J. Díaz Rodríguez- Entre sus parientes más cercanos encontramos a su tío, el Obispo y auditor de la Rota don Juan Mohedano de Saavedra, propuesto al pontífice romano por el mismo Carlos I, sus primos Antonio de Saavedra, canónigo de Sevilla, Hernando Mohedano de Saavedra, canónigo de Córdoba y luego de Sevilla, Antonio Mohedano de Saavedra, canónigo y provisor de Córdoba, o su pariente el Dr. Juan Pérez de Valenzuela, canónigo de Córdoba, entre otros.
Fueron poderosos y pintorescos, con ganas de lucir el poder económico, vivieron rodeados de un nutrido servicio de la casa: Mayordomo, capellán, ama de llaves, pajes, criados entre ellos varios esclavos y varias moriscas llamadas Brianda, Elena de Cáliz, María, Isabel y Luisa... 
Esto solo en la residencia de la capital ya que en la villa de Pedroche mantuvieron sus casas principales con su propia servidumbre ¡Viva el voto de pobreza! ¡Ironía, claro!

Como era de esperar fundaron en una de las Capillas de la Mezquita Catedral en 1578 por Juan Pérez Mohedano Saavedra, la llamada de Santa Elena o de la Santa Cruz de Jerusalén este nombre se cree que se le llamaba por su cercanía a la Puerta de Jerusalén.
Hoy en día no existe ya que en 1859 fue integrada a la Capilla del Sagrario para sacristía de los curas de ésta, con la condición de que no se tocara el retablo de Santa Elena hasta que Velázquez Bosco en su restauración en 1908 guardara el cuadro en el museo de la Mezquita.
Azulejo de la calle con el nombre actual
La calle fue rebautizada en 1920 con el nombre de nuestro insigne pintor Julio Romero de Torres. Según cuentan, la calle era muy frecuentada por el pintor pues aquí vivía Francisca Pellicer, la mujer que más tarde sería su esposa. Cuentan y esta historia la he leído en la prensa y no he podido verificarla, que una noche en uno de los recovecos de la calle, el hermano de Francisca, Julio Pellicer, le sacó una pistola a Julio Romero de Torres dándole el ultimátum y diciéndole que o se casaba con su hermana o le daba matarile... Y es que Paca (Como la llamaban en la familia y amigos) se había quedado embarazada viviendo su embarazo soltera y con apenas dieciocho años, pues el pintor todavía no había decidido casarse... 
El caso, es que por lo visto, lo de la pistola hizo efecto ya que se casó con Francisca apenas tuvo al bebé.
El pintor, cada vez tenía más pedidos de retratos y con las ganancias de sus cuadro invirtió en bienes inmuebles... Uno de ellos en una casa en la misma calle y que hoy en día es la peña flamenca de Julio Romero de Torres y de la que en vida del pintor, siempre la tuvieron en alquiler para ayuda de la economía familiar cosa que cuenta Paco Muñoz en su blog "Notas cordobesas"
Cuando el Ayuntamiento acordó poner el nombre del pintor a la calle, promovieron una suscripción popular para rotular la calle...
Se consiguió recoger 1.068,45 casi 1069 pesetas de los años 20 ¡Un pastizal!
Con esa cantidad, además del bello rotulo de la calle, se hizo una replica en azulejo de uno de los cuadros del pintor, "La saeta" que se encuentra en la plaza de Capuchinos, colocado concretamente en la fachada de la iglesia de Nuestra Señora de los Dolores. 
¿Y por qué en esa plaza? Pues según Teodoro Fernández Vélez en su libro "Julio Romero de Torres: Vida y obra" se reafirmaba una identificación entre la plaza y  pintor. Y como siempre la ubicación tuvo sus dimes y diretes, ya que se propuso que se colocara en la plaza del Potro para que la familia del pintor pudieran verla cuando salieran de la casa.

Volviendo al cartel de cerámica fue colocado al comienzo de la calle esquina con la calle Cabezas, de forma rectangular está decorado con una orla en su borde con abirragadas rocallas y "C" de estilo barroco, que se mezclan con cartelas geométricas.
En su interior, un diseño vegetal pintado en un color anaranjado claro y apenas esbozado, sirve de fondo para la composición principal, la cual consiste en dos tondos circulares situados en la esquinas  en el centro en grandes letras: 
                                                    JULIO ROMERO DE TORRES. 
Su nombre adornado con hojarasca decorativa. Los tondos de las esquinas los escudos de la ciudad: El de la derecha reproduce una vista de la ciudad con el rio, el puente y algunos edificios de los cuales se elevan alguna palmeras; alrededor de esta vista de la ciudad el lema:                         "CÓRDUBA MILITAE DOMUS INCLYTA FONS QUE SOPHIAE"
A la izquierda el escudo de Córdoba con el león sin coronar y en la parte inferior derecho la firma del artista.
Manuel Vigil-Escalera Díaz ceramista y amigo del pintor nació en Sevilla trabajó como ceramista desde 1915 hasta su temprana muerte en 1938.
Fue más tarde cuando se hizo una copia del mismo cartel colocándolo en la ultima casa de la calle frente a la plaza de Jerónimo Páez


Fuentes consultadas:
Callejero Sentimental por Francisco S. Márquez *ABC de Córdoba- Sotanas a la morisca y casullas a la chinesca: el gusto por lo exótico entre los eclesiásticos cordobeses (1556-1621) por Antonio J. Díaz Rodríguez *Universidad de Córdoba- Julio Romero de Torres: Vida y obra por  Teodoro Fernández Vélez- Cordobapedía-

miércoles, 4 de enero de 2023

La Capilla Real de la Mezquita Catedral.

La historia de tres reyes.
Interior de la Capilla
Situada en el interior de la Mezquita Catedral y al inicio de la mítica ampliación de Al Hakam II y junto a la capilla de Villaviciosa, se encuentra una de las capillas más desconocidas de la Mezquita Catedral, y no por que no sea históricamente interesante sino por que lleva más de una década tapiada con paneles a la espera de ser restaurada.
Existen varias hipótesis de cómo y cuándo fue fundada la Capilla, ya que siempre se ha dicho que fue realizada durante el reinado de D. Enrique II de Castilla el "Trastámara" aunque hay historiadores que se inclinan por la construcción en distintas épocas: 
Una en 1312 comenzada de la mano de Alfonso el Onceno y terminada por su hijo Enrique en 1371 y otros piensan que fue durante el reinado de Pedro I, llamado "El Cruel" cuando se comenzó.
Inscripción del zócalo
Su finalidad no era otra que acoger los panteones de dos Reyes Castellanos y se finalizó en 1372 como lo confirma la inscripción del zócalo vidriado que aparece en la capilla:

"Este es el muy alto rrey d. Enrrique. Por onrra del cuerpo del rrey su padre esta capiella mando facer acabose en la era de M e CCCCIX años"

Fecha a la que, según el antiguo cómputo del tiempo en España, la llamada Era Hispánica, hay que restar 38 años, por lo que corresponde a 1371. 
Fotografía propiedad de Alonzo de Wikimedia
Desde aquí se ven los paneles
¿Qué quienes fueron los que estuvieron enterrados aquí? El rey D. Alfonso XI "el Onceno" y D. Fernando IV "El emplazado"
Muchos se preguntarán qué por qué se le llamaba el emplazado y la verdad, que es una historia curiosa digna de ser contada...
Cuentan que un valido de éste rey, un tal don Alfonso de Benavides fue asesinado en Palencia una noche a la salida del palacio Real, haciendo un poco de spoiler este colega se había creado muchos enemigos... 
El caso, es que le echaron la culpa a Pedro y Alfonso de Carvajal que habían tenido sus más y sus menos con el privado de D. Fernando.
Por aquel entonces el Rey que se encontraba en Jaén se desplazó hasta Martos donde se encontraban los dos hermanos condenándoles a muerte...
Según cuentan las crónicas los hermanos fueron introducidos en una jaula con pinchos por dentro y arrojados por una peña, no sin antes uno de ellos emplazar al Rey ante la justicia divina en un plazo de 30 día por la injusticia que estaba cometiendo...
Cuando pasaron los treinta días y viendo el Rey que no había ocurrido nada, festejó que había hecho justicia a los verdaderos asesinos de su privado; terminado el banquete se fue a dormir y es ahí que ya no despertó nunca más ¡Vamos que se quedó pajarito! 
Claro que esto no deja de ser una leyenda... Posiblemente murió de un atracón o un infarto o algo por el estilo... 
Fotografía propiedad de naturalbornstupid

La cuestión es que desde entonces fue denominado con el apelativo del "Emplazado" que murió el 7 de septiembre de 1312 con apenas 27 añitos.
Así que con toda la pena del mundo, se quisieron llevar el cadáver del Rey a Toledo para enterrarlo allí... Pero cuando llegaron a Córdoba cuentan las crónicas que era tal el olor que desprendía el ataúd que tuvieron que enterrarlo en la Mezquita cordobesa; su viuda, la reina doña Constanza permaneció un tiempo en Córdoba y fundó según la diócesis:

" el 4 de octubre del mismo año, la que hoy conocemos como Capilla Real. La dotó con 6 capellanías, declarando que entre todos los bienes que en la Santa Scriptura son escriptos que aprouechan a las animas de los defuntos fallamos que el santo sacramento de la Missa es mejor e non ay ninguno egual del. Hermosas palabras, llenas de fe y esperanza, en las que la reina se mostraba digna hija de su madre, la princesa aragonesa, esposa de Dionís I, que veneramos con el nombre de Santa Isabel de Portugal. Alfonso XI había manifestado la voluntad de ser enterrado en la “capilla donde yacía el rey don Fernando su padre, en la yglesia mayor de Sancta Maria de Córdoba."

Su padre, D. Alfonso XI el Onceno también fue enterrado allí, falleció el 27 de marzo de 1350 en el cerco de Gibraltar a causa de la peste negra, dejando en su testamento constancia de que sus restos fueran enterrados en Córdoba, ciudad que había vivido junto a ellos su romance con su amante doña Leonor de Guzmán.

(...)  el Rey Don Enrique fizo levar el cuerpo del Rey Don Alfonso su padre, que yacia enterrado en Sevilla en la capilla de los Reyes, á la cibdad de Cordoba: é fue levado muy honradamente, é enterrado en la capilla de los Reyes de la Iglesia mayor de Santa Maria, dó yacia el Rey Don Ferrando padre del dicho Rey Don Alfonso (...)

En 1571 los ataúdes fueron abiertos por la visita a Córdoba de Felipe II para poder contemplar a sus dos antepasados ¡Que tétrico, el colega!
Por aquel entonces y hasta el siglo XVIII a los reyes se le enterraba con una espada corta a la que se le llamaba "estoque real" como simbología de potestad y justicia... Según nuestro cronista D. Miguel Salcedo Hierro- cuenta que durante la apertura de los ataúdes se pudo comprobar que el estoque de Alfonso XI había desaparecido. Felipe II le reclamó al Deán de la catedral que le explicó al soberano que se había roto mientras que un sacristán lo limpiaba ¡Qué casualidad que se rompiera y se perdiera! ¡Mira, como la vigas califales que fueron subastadas en Londres en la sala de subastas  Christie´s! 
Por lo visto el rey ordenó que se reemplazara por otro estoque...  ¡No sabemos si otro sacristán lo rompería!
LA CAPILLA

La Capilla de planta rectangular mide 8,92 x 5,59 metros y su altura desde el suelo es de 19 metros, queda el espacio cubierto con una cúpula que recae en ocho arcos dispuestos en juego de dos marcan cuatro muros donde se disponen ventanas a modo de arcos lobulados, parte de estos fueron intervenidos en el siglo XVIII, donde fueron cegados los del lado Sur.
La decoración es completa en los muros está formada con bellos motivos vegetales lo que se llama Ataurique muy característico del arte islámico... Los blasones que contienen son castillos y leones. 
Destacando una decoración dorada y policromada de las hermosas  que todavía se conservan en algunas partes, muy en sintonía con la Puerta del Perdón, también realizada bajo el reinado de Enrique II de Castilla.
Capilla Real
Mezquita Catedral
Según el arquitecto D. Leopoldo Torres Balbás que hizo en 1952 un estudio sobre la Mezquita cordobesa, cuenta que debió de ser en 1371, es decir, posterior a su construcción, cuando se llevó a cabo la elevación del nivel del suelo y la decoración de la parte inferior de la Capilla. Para él era un claro ejemplo que lo demostraba era: " las columnas embutidas en el zócalo, y ya no sólo las de los arcos superiores, sino también las de los lobulados inferiores en los que se aprecia notoriamente este efecto, y que, a ambos lados del arco central se abren dos vanos que parecen acusar tímidamente la forma de herradura que en su momento, fueron las puertas que comunicaban con el presbiterio de la Capilla de Villaviciosa, pero desde 1879 fueron convertidas en dos ventanas".
Parte superior
Por su parte, Ramírez de Arellano dice que junto con el escultor Mateo Inurria, buscó un posible retrato del rey en el arco central y descubrieron los contornos de dos ligaras de medio cuerpo con coronas y cetros, de lo cual dedujeron que en los tres arcos del muro Oeste habían sido pintadas en el centro de una inscripción el busto de Enrique II y a ambos lados los bustos de Alfonso XI y Fernando IV. 
La Hornacina que ahora cobija la escultura de Fernando III conquistador de Córdoba y que esta instalada en ella desde el siglo XVII, está formada por un arco lobulado y encuadrado por un alfiz de piñas y flores cubierto por hojas de todo tipo y decorada con estrellas de ocho puntas sobre fondo azul 
Parte de la Capilla
Según María Ángeles Jordano Barbudo, en su trabajo "La Capilla Real de la Mezquita Catedral y su repercusión en las fundaciones nobiliarias durante la baja Edad Media" - ésta tuvo una proyección en la ciudad que va más allá del aspecto puramente formal, Enrique II de Castilla transmitió la imagen del poder de un rey, que contó con el apoyo mayoritario de la nobleza cordobesa para lograr el poder. Y que desde luego supo recompensar en forma "de mercedes" encumbrando a representantes de esta oligarquía a cargos privilegiados de la Corte.
Los restos mortales de los monarcas estuvieron en esta capilla durante varios siglos, hasta la noche del 8 de agosto de 1736 en que se trasladaron procesionalmente a la Colegiata de San Hipólito por disposición de Felipe V, y los capellanes reales se llevaron consigo todo el patrimonio mueble de la capilla. 
El inventario- según Nieto Cumplido- eran tres cálices de plata, dos ampollas de plata y otras dos de estaño, una cruz de jaspe y dos candeleros. Además de dos atriles de madera, cuatro misales, un arcón para el archivo y varios ornamentos litúrgicos... ¿Si no se "rompió" por las manos de los sacristanes más cosas!

Durante más de una década ha estado a la espera de este proyecto por un desencuentro entre instituciones ya que el Ministerio de Cultura no financiaría la rehabilitación hasta que las cubiertas no estuvieran reparadas que deberían ser  arregladas por la Junta... ¡¡Como se verá es gracia a la financiación de la iglesia que solo piensa en recolectar la pasta por verla, que por cierto, ha subido a 13 eurillos de nada que ni sabemos donde van, ni pagan IVA, ni cosillas por el estilo!! 

El día 1 de Enero de 2023 hemos recibido la buena noticia de que será rehabilitada por el gobierno que se gastará 641.445 euros en la obra con un plazo de ejecución de 17 meses.


Fuentes consultadas: 
Manuel Nieto (La Catedral de Córdoba)- Wikipedia-Fernando IV el emplazado ó dos muertes a un tiempo y su segunda parte ...por V. África Bolangero- La capilla real de la Mezquita Aljama de Córdoba. Una Qubba islámica como mausoleo de Alfonso XI del año 1371 por Basilio Pavón Maldonado- Capillas Reales funerarias catedralicias de Castilla y León: Nuevas hipótesis interpretativas de las catedrales de Sevilla, Córdoba y Toledo por Juan Carlos Ruiz Souza Universidad Complutense. Madrid- La Capilla Real de la Mezquita Aljama de Córdoba. Una Qubba islámica como mausoleo de Alfonso XI. Naqubba islámica como mausoleo de Alfonso XI. Basilio Pavón Maldonado- La Capilla Real de la catedral de Córdoba. Algunas hipótesis sobre el mecenazgo real de la misma y su proceso de construcción por Concepción Abad e Ignacio González

viernes, 12 de agosto de 2022

El Palacio de Torres Cabrera.


Fotografía propiedad ABC Sevilla
Palacio de Torres- Cabrera
Situada en una extensa manzana muy próximo al centro de Córdoba se encuentra la casa- palacio de los Torre- Cabrera.
Destaca por sus casi 2.565 metros construidos y un color muy peculiar que destaca frente a las edificaciones del entorno. 
El palacete, en sus principios de su edificación era mucho más extenso... Constaba de dos dos puertas falsas: Una daba a la calle Osario por lo tanto le pertenecería todo el terreno que hoy en día alberga al colegio de la Divina Pastora y la otra puerta daba a la plaza de las Doblas... ¡¡Sin duda sería inmenso!!
De hecho el palacio llamado de los Marqueses de Valdeflores comenzó con la construcción por uno de los condes de Torres Cabrera al fondo del jardín para una de sus hijas. 
En 1914 fue vendido a familiares (No precisan a quién) que terminaron la construcción y del que solo disfrutaron unos treinta años, ya que en 1942 se lo vendieron a los propios Marqueses de Valdeflores, título que proviene de Málaga y que se establecieron en Córdoba en el siglo XIX, se trasladaron de su antiguo palacio que se encontraba en la calle Jesús María, más o menos donde se encuentra el cine Góngora.
Fotografía propiedad del Rincón de los sueños olvidados
Entrada principal
Volviendo al tema: 
La fachada principal es la que se encuentra en la plaza llamada de Condes de Torres Cabrera, los dueños originarios del palacio, teniendo un importante valor histórico, pues a lo largo de los siglos ha pertenecido a dos familias muy ligadas a la historia de la ciudad.
La entrada al palacete se realiza a través de una preciosa verja adentrándonos a un encantador jardín que no es otra cosa que la antigua entrada de carruajes, nos hace llegar a un pórtico adintelado con dobles columnas que se encuentran sobre pedestales, invitándote a entrar por la puerta principal.
Ésta comunica con el patio principal de estilo barroco con nada más y nada menos que 30 columnas toscanas en piedra blanca haciendo una galería que originariamente estaba abierta. Presenta vanos adintelados en cada frente del arco en cuyo tímpano se instalaron restos de un mosaico romano del siglo II D C, descubierto en una Dumus que se encontraba situada en lo que ahora es la calle Fray Luis de Granada número 3 y que forma parte de la colección del último propietario, los Cruz Conde desde 1937
Pero... ¿Quiénes fueron estas familias?
Empecemos por la primera:
En el libro de D. Francisco Ruano con título muy muy largo que veréis en "Fuentes consultadas" habla de los orígenes de la Casa de Cabra, remontándose como ascendentes a los mismos godos para señalar "el caché" de esta familia... 
Contando que uno de ellos acompañó a D. Pelayo en -según Ruano- "la restauración de España" y de la que tendríamos mucho de que hablar, ya que por aquel entonces no existía el país como tal ¡¡Vale, y ahora vendrá alguno diciendo que fue una reconquista y cosillas de esas sacadas de la manga!! No voy a entrar ahora en el tema...
Sigamos con la historia:
Por lo visto el ascendiente de esta familia se llamaba Guterico, hermano de Ruderico, último rey de los godos; Mezclándolos como alférez mayores de reyes como Fruela, Ordoño II, Ramiro III o Bermudo II, en definitiva en un sin fin de personajes y batallas conocidas donde fueron recompensados por el Rey de turno y entrado por casamiento con linajes importantes de Cataluña, comenzando a reina en un vizcondado en Gerona, en Galicia otro tanto y en Andalucía lo mismo. Tres ramas que se hacen independientes.
Desde el cielo
Nosotros vamos a partir de los que llegaron a Córdoba:
Un tal D. Pedro Ponce de Cabrera hijo legítimo de D. Pedro Pérez Ponce de León comendador Mayor y Trece de la orden de Santiago y de doña Aldonza de León, hija ilegitima de Alfonso IX  de León y su amante Aldonza Martinez de Silva y por lo tanto medio hermana de Fernando III... Acompañó a su tío el Rey, en la conquista de Andalucía, junto con Fernando Ruiz Velloso. 
Torre de Arias Cabrera
la hora del repartimiento se le otorgó entre otras haciendas, la de Palomarejo, 
situado en los aledaños de Santa Cruz en Córdoba.
Allí se instalaron y su hijo Payo Arias de Cabrera, reedificó una torre cuadrada almenada y con una altura de dos plantas, fue defensa de ataques de los musulmanes y tomó su nombre "Torre de Arias Cabrera".
La familia poseían numerosas casas en barrios como el del Salvador y el barrio Santa María y un baño cerca de ellas que eran conocidos como el baño de la casas de Juan Ponce de Cabrera -según cuenta Ruano- situados muy cerca de la puerta Almodovar, más concretamente en la calle Almanzor y de los que existen reminiscencias en la casa de esta calle número 18 construidos sobre unas termas romanas y que hoy en día de nuevo le han dado su ser, baños abiertos al público.
Fotografía propiedad del Rincón de los sueños olvidados
Sigamos:
Un tal Pedro Ponce de Cabrera acompañó al rey Alfonso XI en la batalla del Salado y en el sitio de Algeciras, caballero de la orden de la Banda, los genealogistas señalan que fue el tronco de las tres ramas principales de los Cabrera es decir, los señores de Albolafias, Señores del Sanchuelo y los Torres Cabrera.
Fotografía propiedad Voz de Cádiz
Reja de entrada al palacio
Estrechó lazos matrimoniales con la Casa de los señores de Cañete ya que se casó con Constancia Alfonso de Córdoba, con la que tuvo cinco hijos: Alonso y Arias que murieron sin descendencia, dos hijas que se encargó de enlazarlas con ilustres familias...
 Y D. Pedro Ponce de Cabrera que fue ejecutado por orden del rey Pedro de Castilla, una historia jugosa que vamos a recordar.
Situémonos, año 1358:
D. Pedro, llamado El Cruel, se casa con Blanca de Borbón que es abandonada por el Rey a los dos días de la boda, muchos señores de Córdoba llevaban muy mal el trato que tuvo este rey que algunos llamaban el justiciero con su esposa doña Blanca.
Enterado el rey de los comentarios que hacían muchos nobles mandó degollar al hijo de Pedro Ponce de Cabrera IV señor de la Casa, llamado también Pedro Ponce de Cabrera junto con Fernando Alfonso de Gahete, junto con dieciséis hombres más, ejecutándolo en la plaza de San Salvador. (Y que ya hablamos en este blog, solo tiene que para leer esta historia ( PINCHE AQUÍ)
Fotografía propiedad del Rincón de los sueños olvidados
Desde el otro lado
El cadáver de D. Pedro de Cabrera fue depositado en el convento de San Pablo para más tarde realizar un nuevo trasladado con toda ostentación y pompa a la capilla de San Idelfonso de la Mezquita Catedral donde estaban sepultados familiares con el obispo D. Fernando Núñez de Cabrera y D. Martin Fernández de Argote por ello en aquel tiempo se le llamaba la capilla de los Obispos. 
Otro acontecimiento a destacar de esta familia es el ocurrido el asesinato del Comendador de la Mestanza de la orden de Calatrava.
Esta vez nos situamos en el año 1629, cuando sucedió la muerte de D. Martin Fernández de Córdoba, varón legítimo de la casa de Cabra, enlazada con muchos familias ilustres por lo que la corona se tomó mucho empeño por descubrir quien fue el asesino.
Vino el juez pesquisidor a Córdoba por las pistas sacó quien fueron sus cómplices en la muerte del comendador a Pedro Jacinto de Angulo caballero de la orden de Alcántara, señor del mayorazgo de Leonis, veinticuatro de Córdoba, a quien se le imputa principalmente la muerte.
A D. Antonio de Cabrera que le había sacado de su casa, a D. Pedro de Mendoza y Figueroa y a su hermano D. Alonso familiar del Santo Oficio, a Juan de Anguita y a otros varios que concurrieron en la muerte del comendador... De este caso ya hablamos en este blog PARA LEER LA HISTORIA PINCHE AQUÍ
Frontal de escalera
D. Pedro de Angulo fue condenado a muerte y a la pena de 18000 ducados a la viuda D. María Jacinta de Córdoba con la cual y de forma pacifica se pactó un casamiento con su hijo D. Pedro Antonio de Angulo con la hija de la victima Isabel Fernández de Córdoba, con la obligación de entregar a su madre 90.000 ducados aunque no tuviese efecto el casamiento.
D. Antonio de Cabrera Sotomayor  se retiró a Portugal donde murió pocos años después testando su hijo Diego de Cabrera Sotomayor y Angulo... 
El caso es que entre guerras, acompañando a diferentes batallas al rey de turno, fueron escalando en la sociedad a la vez que fueron entrelazándose por casamiento con familias tan ilustres como los Aguayo, Los Venegas, los Méndez de Sotomayor, los Carrillo, los Gutiérrez de los Ríos, los Cárdenas y los Fernández de Mesa, entre otros. 
Patio estilo Barroco
Es en 1631 cuando el rey Felipe IV le otorga a su señorío el título nobiliario de un vizcondado con el mismo nombre a favor de Alonso Fernández de Cabrera XII señor de Torres Cabrera, demostrándole su gratitud y solo veintisiete años después fue elevado a Condado de Torres Cabrera a favor de Juan Fernández de Córdoba Argote y Cabrera, III vizconde de Torres Cabrera.
Es el segundo conde de Torres Cabrera, Andrés Fernández de Córdoba y Cabrera, el que comienza la construcción de este palacio y unos dos siglos después, alrededor de 1847, el IX conde y VIII de Menado Alto, D. Ricardo Francisco Martel y Fernández de Córdoba el que además de dedicarse a la política fue un gran empresario y el que se encargaría de rehabilitar y remodelar completamente el antiguo edificio con un estilo de villa italiana, dándole la estructura que tiene actualmente. 
Pasillo hacía uno de los patios
El Conde, mano derecha de D. Antonio Cánovas del Castillo, participó en la nueva restauración de  la monarquía... ¡¡¡ Estos Borbones han tenido siempre más suerte que un "tronchao"!!! Lo que tardaron en lanzar a la corrupta de su madre y al que firmaba como padre, y lo pronto que empezaron a maniobrar para traer de nuevo un Borbón al país.
Bueno, el caso es que el Conde fue recompensado por sus esfuerzos y servicios prestados a la corona siendo nombrado por Alfonso XII, Grandeza de España.
Del partido conservador, fue diputado a Cortes, alcalde de Córdoba en dos ocasiones y gobernador Civil y estuvo detrás varias fundaciones y sindicatos agrarios, además de ser director de la Real Academia de Ciencias, Bellas Letras y Nobles Artes. 
Preciosa escalera negra
Uno de los cordobeses más influyentes del período de la Restauración, durante ese período alojó en su bella casa palacio, restaurada por él, al Rey Alfonso XII y al jefe del Gobierno y líder conservador Antonio Cánovas del Castillo, a cuya recepción acudieron miles de cordobeses. 
En su palacio ubicó la sede del diario conservador "La Lealtad" y realizó numerosas exposiciones de productos y maquinaria agrícolas. 
Aprovechando la perdida de Cuba para España y con ello la importación de la caña de azúcar, creó la Azucarera de remolacha "Santa Isabel", en Alcolea (Córdoba), dotándola de la más moderna tecnología y maquinaria, convirtiéndose en un pionero de la industria cordobesa; de aquella historia queda el misterioso palacete abandonado en Alcolea medio del campo llamado de la Isabela.
Sala del trono
Una de las salas más interesantes del palacete es la del salón regio construido bajo la dirección de D. Carlos Degrandi y cuyas obras tuvo que suspender y que fue concluido por don Ramón Martinez Bueso, para la visita de rey Alfonso XIII.
Dicho salón, mide quince metros de longitud y seis de anchura y su decoración es de estilo Luís XV, con zócalo de molduras pintadas en rojo rematando los paneles con seda de damasco roja y preciosas molduras cóncavas en el techo.
Durante esta etapa se alojaron personalidades como el que fue presidente del gobierno D. Antonio Cánovas del Castillo, el político y duque de Valencia D. Ramón M. Narváez y Campos, los duque de Montpensier que también habían partido al exilio cuando se logró echar a la reina Isabel II con su caja B  y que los anteriores lucharon por meterlos de nuevo aquí... 
La declive del condado de Torres Cabrera provocó el abandono del palacio.
Fotografía propiedad de Obra Nueva de Córdoba
Uno de los salones
Según D. Ricardo Monti, en 1928 la Diputación Provincial realizó gestiones para adquirir el palacio para instalar en sus dependencias el Gobierno Civil, por lo que se ve las gestiones no salieron bien ya que fue vendido a la familia Meléndez Valdés y el Gobierno Civil fue instalado en otro palacete del que ya hablamos en este blog. Para leerlo Pinche aquí
De esa época data un sótano que fue usado como refugio para los bombardeos de la guerra.
En 1935 el inmueble es arrendado por parte de los Hermanos Maristas a la por entonces propietaria, Pilar Meléndez Valdés viuda de d. Antonio Carbonell Rodríguez socio y apoderado de la casa Carbonell y según dice su esquela en el diario "La voz" fechado el 4 de febrero de 1931 fue vice Cónsul de Portugal y Caballero de la orden militar de Cristo.
Allí se instaló el Colegio Cervantes hasta que en 1940, la propietaria vende el palacio a D. Rafael Cruz Conde, el cual da un plazo de dos años.
La cordobesa
Julio Romero de Torres
Desde entonces el palacio está ligado a esta familia muy conocidos en la ciudad de Córdoba, destacando diferentes personalidades como militares, abogados, alcaldes, senadores así como empresarios fundando uno de ellos las Bodegas Cruz Conde en 1902, llegando a ser proveedores de vinos de la Casa Real en tiempos de Alfonso XIII.
Fueron desarrollando sus productos creando destilerías y así ampliando la gama de sus vinos con anises y brandis tan reconocidos...
Desde entonces han concedido numerosos premios nacionales e internacionales.
Fruto de la amistad del fundador de las bodegas D. Rafael Cruz Conde con D. Julio Romero de Torres, el pintor le dedicó uno de los cuadros más admirado titulado "La mujer cordobesa" tan relacionada con la etiquetas de sus vinos. Hoy por hoy, el palacio está protegido por ser un bien de interés cultural y lleva años en venta...
De producirse un interés de compra, la Junta de Andalucía tendría la posibilidad de quedárselo en propiedad ya que tiene un derecho de tanteo por el que puede quedarse con el palacio siempre que iguale la oferta de la persona/compañía que pretenda comprarlo.




Fuentes Consultadas:
Casa de Cabrera en Córdoba, obra genealógica histórica, dedicada a el señor D. Fernando de Cabrera, Méndez de Sotomayor, Ángulo, Gómez de Cárdenas, Armenta, Valenzuela, Torreblanca, Herrera Carrillo de Ortega y de la Cerda, Conde de Villanueva de Cárdenas, Marqués de Villaseca, señor de Montalvo y de la villa de Belmonte, Moratalla, Añora del Cojo, Herrera de los Palacios y de los Saurdones, Salares, Algarrobo, Benaescalera, Alaucín, Daralcalde, Biberos y el Bollero, Patrón Perpetuo del colegio las Ciencias que con la advocación de Santa María de Gracia mandó fundar en la parroquia de Santa Marina de esta ciudad el señor Don Antonio Fernández de Córdoba, y hoy se halla en el Real convento de San Pablo de ella del orden de predicadores que lleva en Córdoba la única línea de Varones agnados de esta casa por Francisco Ruano- Reflexiones sobre los mosaicos cordobeses por Guadalupe López Monteagudo CSIC España- Wikipedia- Description genealógica de la Casa de Aguayo escrito por Antonio  de Ramos-Notas cordobesas de Ricardo Montis- Boletín Oficial del Estado del 17 de octubre de 1946 (Boletín Ordinario)-

lunes, 23 de mayo de 2022

Capilla Mudéjar de San Bartolomé

La capilla funeraria de un judeoconverso






La collación de San Bartolomé se creó como consecuencia de la revuelta antijudía con el resultado del asalto a la judería que hubo en nuestra ciudad en 1391... 
Muchos de los judíos convertidos al cristianismo ¡No por amor a un nuevo Dios! Sino para poder quedarse en su tierra y sus casas, decidieron crear un nuevo barrio para evitar ciertas "reminiscencias" y así poder comenzar con el olvido de sus antiguos apellidos. 
En ese nuevo barrio se erigió a finales del siglo XIV la pequeña parroquia con el mismo nombre, San Bartolomé... 
A principios del siglo XV se le añade una capilla de carácter funerario bajo la advocación de Santiago alrededor de 1410... 
Samuel de los Santos Gener al describirla afirmaba que la primera impresión que producía al verla era la de un torreón por su crestería almenada de ladrillo.
Y ahí se encuentra, integrada en lo que hoy es la Facultad de Filosofía y Letras, sin ninguna duda, una joya del arte mudéjar.
Su portada que se encuentra en un lateral tiene un pórtico en el que se puede apreciar tres arcos de ladrillo marcado. sin duda con pretensión monumental contrasta con la sencillez del templo, la capilla es de planta basilical de una única nave rectangular de nueve metros de largo por unos cinco de ancho, con cubierta con bóveda de crucería.
Fotografía propiedad de Cordopolis
El fondo estuvo decorado con pintura mural de la que apenas quedan restos.
Los muros que hoy están cubiertos en su totalidad con yesería con representaciones vegetales y heráldicas. se cree que en las representaciones murales estaría representada santa Victoria, patrona de la ciudad, junto San Acisclo con la palma del martirio y ropajes anacrónicos.
Muestra un gran aspecto a pesar de que no llegó a terminarse, posiblemente por la escasez económica y por ello la intentona de utilizar materiales de acarreo como fústeles y columnas romanas e islámicas.
Pórtico de la Capilla
El fundador de esta Capilla fue don Diego Fernández de Córdoba, que no quiere decir que perteneciera al linaje de los "Fernández de Córdoba", sino que los conversos eran muy dados a coger apellidos que no hicieran sospechar de donde procedían... 
Y esto es lo que hizo este hombre, a pesar de que varios genealogistas lo han querido hacer nada más y nada menos que hijo del marqués de Chillón. ¡Nada más lejos!
D. Diego Fernández de Córdoba llamado el  "Abencaçin", fue Alfaqueque mayor del Rey, es decir el que se encargaba de liberar a los cristianos del reino musulmán. 
Hizo una gran carrera diplomática bajo la regencia de Fernando de Antequera y después bajo las ordenes del rey Juan II, padre de la reina Isabel
Tantos buenos pactos logró en cuestión de treguas con el Reino Nazarí que hasta D. Fernando "El Justo" lo distinguió con la orden "de la Banda" como se puede ver en el escudo en la Capilla.
Esta maniobra se hizo precisa para que D. Diego Fernández de Córdoba estuviera libre de que pensaran que fuera converso ya que para entrar en las órdenes se necesitaba un expediente blanco de limpieza de sangre ¡Lo tenía! pues no, pero como "donde manda patrón no manda marinero" el rey hizo diluir toda duda con el otorgo de la orden de la Banda y así convertirse en contador del gran Maestre de Santiago, que por entonces lo era el infante don Enrique, hijo de Fernando de Antequera.
D. Diego también ocupó el cargo de veinticuatro de Córdoba y se hizo de un nombre y de ascenso social impensable para la mayoría de conversos que se encontraba en Córdoba.
bóveda de crucería
En el fantástico trabajo de doña M. A. Jordano- cuenta que Don Diego se casa con doña Sancha García, y que de éste matrimonio nacieron, que se sepa, tres hijos: Gómez Fernández de Córdoba, Gonzalo Fernández y Ferrán González (De éste se sabe que fue escribano público de Córdoba)- c
omo consta en el fantástico trabajo realizado por M.A. Jordano-  en la escritura de venta de la torre de Berlanga en 1423, heredad de la sierra de Córdoba que poseían los tres hermanos, a favor del que más tarde se convertiría en San Álvaro de Córdoba, para fundar el convento de Santo Domingo de Scala Coeli. 
De los tres hijos de este matrimonio poco sabemos de los dos menores, y sobre el primogénito Gómez Fernández sabemos que hizo carrera religiosa...
Precioso Zócalo
El hecho de que su padre fuera judeoconverso no fue un obstáculo, culminando con la obtención del cargo de maestrescuela de la Catedral de Córdoba y protonotario pontificio que ocupó entre el 1 de junio de 1442.
Fundó una capellanía en la capilla de Santiago de la iglesia de San Bartolomé, dotándola de ciertos bienes ubicados en las cercanías, de cuya administración encargó a personas a personas de su linaje: A su sobrinos Iñigo de Herrera o de Córdoba, Gómez Fernández y Fernando de Molina... Para 1465 ya había fallecido y su administrador Iñigo de Herrera, arrienda casas de esta Capellanía.
El 5 de marzo de 1475, fecha en la que recayó su canonjía en su sobrino Íñigo de Herrera: 

"patrón de la capilla de Santiago que es en la iglesia de sant Bartolomé (...) do está sepultado (...) mi señor tío don Gómez Fernández (...), maestrescuela de la eglesia catedral de (...) Córdoua", al arrendar a un zapatero unas casas que pertenecían a la capilla.
 
Pero la inquisición fue dura en Córdoba, sobre todo en tiempos del Inquisidor Diego Rodríguez Lucero. Éste fue nefasto para la ciudad, por ello fue apodado "El Tenebroso" para este personaje no estaban libres de culpa ni los mismos canónigos que cayeron uno a uno muchos...
Condenó a tres personajes del alto clero catedralicio como el tesorero don Pedro Fernández de Alcaudete, el racionero Domingo Alfonso y el maestrescuela Don Gómez Fernández que no se libró ni muerto, del Tribunal. 
El auto de fe en el que don Gómez fue declarado judaizante y condenado post mortem, junto con el capellán de la Catedral, don Gómez Gutiérrez Solano, tuvo lugar el 24 de abril de 1486, aunque la causa no están nada claras... 
lápida
La condena fue dura... El sambenito de Gómez Fernández fue expuesto en el Patio de los Naranjos de la Catedral en 1486 por hereje judaizante, salió en estatuilla en auto de fe el 7 de mayo de 1499  y fue quemada junto a su huesos...

Isla más próxima al puente
posible lugar de la quema de D. Gómez
" i habiendo muerto en la prisión mientras se le seguía la causa i sido sepultado, después de concluida, fue condenado a relajación i salió en estatua al auto de fe, la cual fue quemada con sus huesos en la isla que forma el río entre los dos primeros molinos por bajo del puente"

Por lo que le llevó al extremo de la deshonra de su familia y el despojo de sus propios bienes que parte se quedaba el tribunal y parte la corona.
En 1953 se comenzó con la rehabilitación a cargo de don Rafael de la Hoz creando un nuevo acceso a la capilla, el patio fue empedrado colocándose una reja barroca a la puerta de entrada.
Durante esta rehabilitación se pudo confirmar que la Capilla se levantó a finales del siglo XIII y que parte de la decoración como la solería con ladrillos vidriados y olambrillas se puede datar del siglo XV, destacando el bello zócalo de figuras geométricas. 
Hubo más restauraciones, que se sepa una en 1957  y otra en 1980, en esta fecha se colocó al vano principal un escalón para la colocación de la puerta de madera que existe como cierre.
Zócalo alicatado
Esta Capilla fue unida al Hospital de Cardenal Salazar en el siglo XVIII y durante muchos años estuvo unida al nombre del dictatorial Almanzor.
La leyenda contaba de que en aquel mismo enclave existió una mezquita privada mandada edificar por Almanzor para su esposa Fátima... 
¿Qué de donde salió esta historia? Pues según dicen de un traductor, que no se sabe si bien intencionado o no, tradujo por equivocación las letras situadas en el friso como que había sido edificada para ésta señora, haciéndose eco de esto historiadores e investigadores con Sánchez de Feria o el mismo de las Casas Deza.
Hasta que nuestro ilustre historiador y magnifico arabista Amador de los Ríos que tradujo de nuevo las inscripciones viendo que todo era incierto y que solo eran alabanzas a Alá.
La Capilla, fue declarada monumento histórico-artístico por el decreto del Gobierno Provisional aparecido en la Gaceta el 4 de Junio de 1931, más tarde se confirmaría Bien de Interés Cultural. 
En 1999, la Junta de Andalucía y la Facultad de Filosofía y Letras firmaron un convenio que por el ambos se comprometían a realizar la reforma, más tarde se unió Cajasur... Pero no es hasta el 2002  se firmó un convenio entre la Junta de Andalucía, Cajasur, la Diputación y la Universidad de Córdoba para la limpieza y rehabilitación de del atrio de entrada ya que se encontraba en un estado lamentable.
Tras una restauración de varios años que comenzó el 2008, con una inversión de 500.000 euros, abrió sus puertas al público el 20 de marzo de 2010.


* Editado 2/06/2022 Ampliación de información.

Fuentes consultadas:
La restauración de otro monumento de R. G Diario de Córdoba 20/02/1957-Patrimonio artístico y monumental de las universidades andaluzas-La capilla funeraria del alfaqueque judeoconverso don Diego Fernández Abencaçin de Mª Ángeles Jordano barbudo- Notas sobre las relaciones de los judíos y conversos con la sociedad cordobesas en la baja Edad Media por Iluminado Sanz Sancho * Universidad de Madrid-  Foto recogida de internet- Patrimonio artístico y monumental de las universidades andaluzas .