En tres tiempos se divide la vida: En presente, pasado y futuro; de éstos el presente es brevísimo, el futuro dudoso y el pasado cierto... (Lucio Anneo Séneca)

viernes, 15 de abril de 2011

María de Aragón y Castilla, la infanta cordobesa





Mientras Boabdil luchaba y le arrebataba el trono a su padre Muley Hacén para convertirse en el último rey nazarí de Granada, la reina Isabel la Católica estaba pariendo con ciertos problemas en Córdoba.

¡Así es!, a  finales de junio de 1482, Isabel I de Castilla dió a luz a su cuarta hija en el Alcázar de Córdoba a la que llamaron María de Aragón y Castilla.
Cuentan que el embarazo fue gemelar y que pasadas 35 horas del inicio la reina parió otro bebé que nació muerto y de cuál no se sabe nada, ni siquiera si fue niño o niña ni donde fue enterrado. Este hecho fue borrado de casi todas las biografías hechas a sus padres.
En el siglo XV los partos dobles eran considerados de mal agüero y aunque parece ser que "La Católica" no era supersticiosa seguro que su corte sintió cierta preocupación.
El nacimiento de la infanta fue celebrado en la ciudad con varios días de fiestas; De hecho, la primera corrida documentada en Córdoba es la que se celebró para festejar el nacimiento de la pequeña.

Triste fue el destino de los hijos de los Reyes pues de los cinco, solamente María, lograría vivir una apacible vida en Portugal.
"Las alianzas" matrimoniales soñadas por los Católicos no fueron efectivas pues sus hijos o murieron muy jóvenes, fueron repudiadas o la enfermedad de la locura se apoderó de alguna como con Juana.
El destino de María quedó suspendido mientras que su hermana Isabel era destinada a casarse con el heredero de Portugal, un quinceañero llamado Alfonso que murió de un accidente a caballo dejando a la primogénita de los Reyes viuda con apenas unos meses casada, que devastada de dolor vuelve a la Corte de sus padres que la vuelven a casar esta vez con el ya Rey de Portugal Manuel I, mientras que su hermana Juana la casaban con el archiduque de Borgoña Felipe al que más tarde apodaron "El hermoso" y a su hermano Juan con la hermana de éste.
¡¡Todo con un claro objeto que habían tenido siempre!!, buscar aliados en Europa para el aislar a su mayor enemigo: Francia. ¡¡ Y luego nos quejamos de que ahora nos tiren la fruta y hemos tenido problemas con los gabachos siempre!! (Jajaja Es broma)
Ya que tenían a tres de sus hijos casados, pusieron los ojos sobre María y cuentan que incluso los embajadores de los Reyes Católicos tantearon al rey de Escocia como aspirante para casarse con la infanta cordobesa.
¡Desde luego sería una buena jugada por parte de los Católicos dejar sin aliado a Francia! y 
Jacobo IV  era aliado del francés.
Las malas lenguas decían que el tal Jacobo pretendía estrechar lazos con Inglaterra sin que Francia se sintiera desplazada ¡¡Vamos que quería nadar entre dos aguas el colega!! 
Por eso el rey de Escocia (Que de tonto no tenía un pelo) también aspiraba a desposar a María de Castilla, tanto por el prestigio como por ser hermana de la esposa del príncipe de Gales, futuro rey de Inglaterra.
Pero, el Rey Fernando al final no estaba muy convencido de esa alianza con Escocia (¡No se fiaba del escocés!) que junto con la prematura muerte de su hija mayor Isabel casada con Manuel I rompía los lazos con Portugal y que mejor que renovarlos con el matrimonio de María con su propio cuñado y así de nuevo unir ambos reinos. (¡Y todo quedaba en casa de nuevo!)

María recibió una educación esmerada, al igual que sus hermanas y desde pequeñita fue consciente del peculiar empeño de sus padres por engrandecer sus dominios y homogeneizar en términos religiosos su población, con una creciente presión sobre judíos y moriscos...
Por ello la infanta, exigió para casarse con Manuel I que "limpiase" Portugal de moros y judíos.  (¡A ver qué culpa tenían estas pobres gentes!) Cosa, que en un principio le espantó al futuro esposo ya que ostentaba una política tolerante, hasta que tuvo que ceder ante su futura esposa. 
Cuentan que los moros se pasaron a África y que los judíos lo tuvieron mucho peor, pues el mismo Rey mandó que le arrebataran a los niños menores de catorce años y fueran bautizados a la fuerza, así que muchas familias enteras se bautizaron solo por el hecho de no perder a sus hijos.
Así que la infanta con 18 años se casaba con su cuñado dándole la descendencia que la primera no logró, naciendo del matrimonio nada más y nada menos que diez retoños:
Juan, que a pesar de no ser ningún lumbreras fue rey de Portugal apodado "El piadoso", al que casaron con su prima hermana Catalina de Austria, la hija pequeña de su tía Juana la Loca siendo por lo tanto cuñado-primo del Emperador Carlos V y I de España, que también se casó con su hermana de Juan el Piadoso; Isabel de Portugal, por lo tanto ambos fueron concuñados. (¡¡Qué lío!!)
Isabel de Portugal de la que ya hemos dicho que también la casaron con su primo-hermano y que tuvo al heredero del trono español Felipe II
Beatriz, casada con Carlos III de Saboya tuvo descendencia de héroes.
Luis de Portugal, al que le dieron el ducado de Beja, fue un verdadero quebradero de cabeza para María de Aragón y Castilla, ya que se casó en secreto con una mujer judía llamada Violante Gómez apodada "La pelícana" con quien tuvo un hijo llamado Antonio y que más tarde llegaría a ser rey de Portugal pese a ser ilegítimo, reclamando el derecho al trono luso frente a los derechos de Felipe II de España.
Fernando, duque de Guarda y Trancoso, casado con Guiomar Coutinho, condesa de Marialva.
Alfonso que llegó a ser Cardenal de Portugal.
María, que solo vivió dos años.
Enrique I, rey de Portugal que fue apodado "El Rey-Cardenal" Actuó como regente de su sobrino-nieto Sebastián I y le sucedió como rey cuando éste desapareció en la batalla de Alcazarquivir creando una leyenda. 
Eduardo de Portugal, IV duque de Guimarães, casado con Isabel de Braganza, disputó sus derechos al trono portugués con su primo hermano Felipe II de España
Y Antonio, fue el último de sus hijos que murió al nacer y a consecuencia de este último parto la salud de María se complicó bastante y su estado se volvió tan enfermizo que hasta llegó a redactar un largo testamento en el que entre otras muchas peticiones dejaba dinero suficiente para 5. 000 misas para salvar su alma.
María murió el 7 de marzo de 1517 en Lisboa con tan solo 34 años.
Su viudo Manuel I Rey de Portugal, se casó en terceras nupcias con la sobrina de sus difuntas esposas: Leonor de Austria, la hija pequeña de Juana "la Loca" y Felipe "el Hermoso".
De nuevo el reino de Portugal quedaba bajo los ojos de Castilla.

Doña María de Aragón y Castilla cuarta hija de los Reyes Católicos fue enterrada en el Monasterio de los Jerónimos de Belén, Lisboa.





Fuentes consultadas:
Libro Isabel la conquista del poder de Martin Maruel- Historia general de España: la compuesta, enmendada y añadida, Volumen 2 escrito por Juan de Mariana,José Moñino y Redondo Floridablanca, Joseph Manuel de Miñana, José María Queipo de Llano Ruiz de Saravía Toreno -Arte y cultura en la época de Isabel la Católica, ed. J. Valdeón Baruque, Valladolid, Ámbito-Instituto de Historia -Simancas-, 2003- Cordobeses en la Historia M. Cabello El día de Córdoba 2/11/2008- María Infanta de Aragón y Reina de Castilla de Vicente Angel Álvarez Palenzuela- Wikipedia- Foto recogida de Internet

2 comentarios:

Muchas gracias por sus comentarios.