En tres tiempos se divide la vida: En presente, pasado y futuro; de éstos el presente es brevísimo, el futuro dudoso y el pasado cierto... (Lucio Anneo Séneca)

viernes, 14 de junio de 2019

La Capilla de San Clemente, de sala capitular a Museo


Parte de lo que fue la Capilla de S. Clemente
Ocupando la anchura de tres naves y cuatro tramos de la ampliación de Almanzor  se encuentra junto a la parroquia del Sagrario de igual dimensión que ésta.
La historia nos lleva hasta el siglo XIII, más concretamente a 1262 cuando el rey Alfonso X  "El Sabio" se reservó este espacio como capilla funeraria bajo la avocación de San Clemente por ser el santo de su día de nacimiento; aunque los avatares de la guerra lo llevaron hasta Sevilla.
Cedida por carta plomada al señor de Aguilar que llegarían a ser una de las líneas principales de la casa de Córdoba y de cuya rama nacería muchos años más tarde D. Gonzalo Fernández de Córdoba "El Gran Capitán"  

El primer señor de Aguilar fue D. Gonzalo  Yáñez  de Oviñal, cuyo padre Gonzalo Iváñéz de Oviñal, rico hombre de Portugal que tomó parte en la conquista de Sevilla y llegando a ser gran privado y del consejo del rey "El Sabio" que le concedió la villa y el castillo de Poley, lo que luego se llamaría Aguilar de la Frontera.
Según Nieto Cumplido, la capilla tuvo la advocación de S. Juan Bautista y D. Gonzalo la dotó con un heredamiento y pidió que a su muerte se le entregase una cantidad al obispo y cabildo, con objeto de comprar una heredad, cuya renta mantendría un capellán más para la capilla, y el resto se destinaría a unas memorias mensuales.  
Prometió dar al obispo y cabildo cada vez que se casara: 

"los pannos mejores que yo vistiere a mis bodas" y si no, 100 mrs. alfonsíes de la renta de aquel año de Aguilar para ornamentos de la Catedral. Igualmente, prometió dar piedras preciosas, sortijas yornamentos, con la condición de que permanecieran [con el tesoro de uuestra egJesia en tal manera que nunca lo poda des uender nin enpennar nin enagenar"

Murió en la batalla de Moclín, en 1281, al salvar la vida del infante D. Sancho recibiendo sepultura en la capilla de San Clemente, antigua capilla real, que ya estaba siendo construida en 1260.

Otra vista de la Capilla
Dos años después el obispo de Córdoba, D. Fernando de Mesa, concedió licencia a D. Gonzalo Iváñez de Aguilar para que pudiera ser sepultado allí, junto a su mujer, doña Juana, difunta, pues la habían dotado convenientemente. 
Su sucesor en el mayorazgo fue D. Gonzalo Yáñez de Aguilar, segundo Sr. de Aguilar, casado con Doña María González de Meneses, hija de D. Gonzalo Téllez de Meneses "el Raposo" fundó Puente Genil.
Uno de sus hijos, Fernán González de Aguilar, solicitó que lo enterraran en la capilla de sus progenitores, fue caballero de la orden de la Banda, camarero mayor de Alfonso XI, capitán general de la frontera de Écija. Se ahogó en el mismo año, junto con el maestre de Alcántara, en el paso del Guadalquivir. 
Escudo del Obispo Manrique

La importancia de la capilla queda de manifiesto, en primer lugar, en su origen real:
"e por quanto la dicha capilla que vos damos es una de la mas notables e mas cumplidas de quantos son en la dicha eglesia"
Así mismo, fue utilizada como sala capitular, pues en 1375 se reunió en ella el cabildo -personas, canónigos, racioneros y compañeros- «para dar carta de poder a D. Juan Fernández Pantoja, maestres-cuela de Córdoba, para que pueda cambiar un casar, propiedad del cabildo, en la collación de Omnium Sactorum, con el ministro y frailes del monasterio de la Trinidad de Córdoba, por un pedazo de tierra cerca de una huerta más allá de la Puerta de Baeza ... ».
A Tel González se le autorizó para que pudiera hacer sepulturas altas desde el altar de Dios padre hasta los otros altares de la misma capilla, cerca de los cuales podría abrir una puerta «con su arco de yesería muy bueno», de la cual tendrían una llave el capellán y el portero del cabildo.

En 1398 cuando se le otorgó la capilla de S. Clemente a Tel González, hijo extra-matrimonial de su hermano D. Gonzalo, para enterramiento de D. Fernando su tío, para su padre y para el propio Tel González -vasallo de Enrique II, alcalde mayor y alguacil mayor de Écija, su mujer y descendientes. En el mismo año de 1398 ,el racionero y obrero de la Catedral, Alfonso López, reconoció que Juan Alfonso de Pallarés, procurador de Tel González de Aguilar y su mujer, Aldonza López,le había dado 400 mrs «para ayuda de hacer una puerta en la capilla de S. Clemente».

Mucho tiempo después, en 1464, Tel González tomó posesión judicial de la capilla, como bisnieto de D. Gonzalo. Las reformas continuaron y así, en 1496,el Deán y cabildo mandaron a Ferrand López, obrero, que entregara IXMC mrs que le prestaron, «para el solar de la eglesia», concretamente, para solar la capilla del Cabildo (capilla de S. Clemente), que fue cubierta con bóvedas entre el 20 de enero y el 22 de noviembre de 1518.
La capilla fue ocupada por diversas personalidades cordobesas hasta convertirse, durante la Edad moderna, en Sala Capitular, lugar de reunión del Cabildo cordobés. En este lugar el rey Felipe II presidió las reuniones de las Cortes de Castilla de 1570. A pesar de su lustroso pasado, a mediados del siglo XIX la zona se encontraba abandonada.

Existió- según M. Jordano- otro proyecto más antiguo que tampoco llegó a ejecutarse y que igualmente hubiera desfigurado completamente su ámbito original. Un proyecto del maestro mayor Gaspar de la Peña para instalar en su solar ampliado una nueva Capilla Real, que se pretendía levantar en ella en 1659. 
En él se recuperaba de nuevo el espacio de la capilla de Santa Lucía y de la Encarnación, se abrían cuatro balcones en el muro sur, incluido el ya existente desde la segunda mitad del s. XVI, conservado hasta nuestro días, se desmontaban todas las columnas y arquerías de las antiguas capillas de San Clemente y la Encarnación, y se demolerían los cinco intercolumnios que precedían a la fachada medieval de la capilla.
¡Un verdadero desastre!, como bien argumentó el cabildo, que habría afectado de modo irreversible a tramos importantes de 4 naves y 5 intercolumnios de la ampliación de Almanzor. 
Por lo que respecta a la construcción de las 3 bóvedas de crucería con lucernario en la colateral del lado occidental –bellísima la central- que cubren su espacio, sabemos que su proyecto inicial arranca de 1516, pero las obras no dieron comienzo 1518 y finalizaron en ese mismo año. Era entonces maestro mayor de la Catedral Hernán Ruiz I. En esta capilla se celebraron algunas sesiones de las Cortes de Castilla del año 1570, que contaron con la presencia de Felipe II. 

Prosigue M. Jordano- En 1807 el cabildo pretendió remodelar la arquitectura de la capilla con proyecto del maestro mayor de origen italiano Nicolás Duroni, pero por una real orden comunicada al cabildo por el Ministerio de Estado las obras quedaron suspendidas. 
La planta parcial de la obra ejecutada hasta el 18 de julio de 1807 fue recogida por Hernández Giménez en su plano de planta de la Catedral del año 1930. 
El proyecto de Duroni intentaba crear un nuevo espacio circular que habría de cubrirse con una media naranja que condenaba a la destrucción parte de las alquería de Almanzor comprendidas en su recinto. 
La suspensión de la obra y el estado en que quedó la capilla fue el determinante principal del abandono de este lugar como sala capitular. 
EL MUSEO

Parte del Museo
Patio del Museo


















El origen del museo de San Clemente comienza en 1932 cuando Félix Hernández, elige el lugar para poner las portadas de la desaparecida capilla de San Clemente y la de la sacristía de los recaudos o del Punto, situando la reja renacentista de la de Santa Lucía y la Encarnación con escudo de armas de la familia Sousa .

En las campañas de restauraciones de Hernández Giménez de 1934, el arquitecto procedió al derribo total del cerramiento de la capilla, retranqueó las dos portadas en piedra hacia el interior, y colocó la cancela renacentista de la capilla de los Sousa ante la puerta del balcón que abre a la fachada Sur del templo. 
Por no haber dejado Hernández memorias escritas de sus obras, se desconoce la procedencia de las dos rosetas recompuestas y adosadas a los laterales de la puerta retranqueada del año 1482 y del escudo monumental en piedra del obispo don Alonso Manrique, posiblemente de la intervención en las bóvedas, hecha durante su pontificado. 



Se inauguró el 18 de marzo de 1996, exponiendo piezas de restos de la decoración de las portadas, un capitel original de la ampliación de Almanzor, ampliándose poco a poco... 

Firma de canteros
Parte de las vigas
Placa de la calle













Sarcófago Alfonso Fernández de Montemayor



Fuentes consultadas:

Historia y Arte en las Catedrales de España por Narciso Casas pag(gi)- Cordobapedia- Diosesis de Córdoba- La Mezquita, Catedral de Córdoba: templo universal, cumbre del arte, vivero de historia y leyendas por Miguel Salcedo Hierro-La Mezquita-Catedral de Córdoba: símbolos del poder : estudio histórico-artístico a través de sus armerías por Juan Andrés Molinero Merchán-