En tres tiempos se divide la vida: En presente, pasado y futuro; de éstos el presente es brevísimo, el futuro dudoso y el pasado cierto... (Lucio Anneo Séneca)

martes, 9 de diciembre de 2014

Doña Beatriz Enríquez de Arana, la amante de Colón...












Un quince de agosto de 1488 la cordobesa, Beatriz Enríquez de Arana paría un niño en esta ciudad al que pusieron el nombre de Fernando, para otros muchos Hernando y apellidado Colón, pues era hijo del que sería descubridor de las nuevas Indias, llamadas más tarde las Américas.

Pero empecemos por el principio que es largo de contar:

Beatriz debió de nacer entre 1465 y 1468 en la fecha los historiadores no se ponen de acuerdo; en lo que sí es que era hija de Pedro de Torquemada y Ana Nuñez de Arana.
Y aquí empieza la primera duda ¿Donde nació exactamente? Para muchos sitúan su nacimiento en Santa María de Trassierras, a pocos kilómetros de Córdoba, pues se sabe que allí tenían unas tierras de viñas como se puede leer en el inventario de los bienes encontrados de su madre, doña Ana Nuñez de Arana:

"E mas una huerta cerca de el aldea de Santa Maria de Trassierra e un pedazo de viña que alinda el uno con el otro e alinda la dicha huerta e el pedazo de una viña con viñas de Carrillo veinticuatro e con viñas de Anton Ruiz maestro fijo de Anton Ruiz: E unas casas e lagar e pila e tinajas en el aldea de Santa Maria de Trassierra que alinda con casas de Anton Gomez Caballos de Rey e con casas que fueron de los licenciados e la calle. Y mas un pedazo de viñas en la limitacion de la dicha aldea en el pago que dicen de las Huertas que alinda con viñas de Gonzalo Rodriguez de Baeza e con viñas de Anton Garcia e con viñas de Diego de Toro fijo de Alonso Fernandez e el camino que va al molino de los frayles e la senda que va al pago de las Tapias. Los cuales dichos bienes muebles otorgaron que reciben en su poder e otorgan de dar razon dellos á quien con derecho los deban haber cada e cuando les fueren demandados e para así cumplir amas á dos de man comun y a voz de uno obligaron á sí e á sus herederos e renunciaron las leyes. Testigos Juan Lopez de Alvaro labrador fijo de Juan Lopez, e Anton Ruiz fijo de Alonso Sanchez, e Juan Sanchez su hermano vecinos de esta cibdad. "


Mientras que investigaciones posteriores y tras encontrar el testamento de doña Ana Núñez de Arana, la que fue madre de doña Beatriz, se puede comprobar que tenían una casa en San Pedro, donde podría haber nacido fácilmente los dos hijos que tuvo el matrimonio.

                                                                                                 Córdoba 2 de junio de 1471
"En Córdoba a dos de Junio de este mismo año fiso su testamento Ana Nuñez de Harana viuda de Pedro de Torquemada, que Dios aya, vesina de Sant Pedro, estando enferma. Esta es hermana de Mayor Enriques prima de Rodrigo de Harana (...)
(...) Mandose enterrar en la iglesia de la dicha collación de Sant Pedro. Dice que el día de su enterramento misa de requiem cantada y desde en adelante fasta los IX dias otra misa de requien cantada con su ofrenda de pan, vino e cera (....)"
                                                                                     (Recogido del libro de José de la Torre y del Cerro)

Y al igual que el misterio de donde nació también existe el misterio de era de familia de cierto nivel social o de humildes labradores... El caso es que tras la 
 muerte prematura, primero de su padre y más tarde de su madre pasaron ambos huérfanos bajo la tutela de una tía materna llamada doña Mayor Enríquez donde tanto su hermano Pedro como ella reciben una buena educación ya que se sabe que sabía leer y escribir perfectamente.
Unos años más tarde, pasaron a ser tutelados por uno de sus tíos, un tal Rodrigo Enríquez, lagarero de profesión, viviendo en la colación de Santo Domingo en Córdoba y poco más se sabe de la infancia de Beatriz hasta la aparición del navegante a su vida...

A Córdoba llegó un Cristobal Colón que pasaba ya casi la treintena, viudo de la portuguesa Felipa Moniz, trayendo a su cargo su hijo pequeño llamado Diego fruto de su matrimonio con la portuguesa. ¿Que qué buscaba Colón en esta ciudad? Una audiencia con los Reyes Católicos para ofrecerle el mismo proyecto que los portugueses había rechazado y para ello traía una carta bajo el brazo del conde de Medinacelli dirigida a los Reyes de Castilla. 


Colón saliendo de la Mezquita
de Rafael Romero de Torres (1892)
Museo de bellas Artes Córdoba
De cómo se conocieron Cristobal y Beatriz, realmente no se sabe; unos cuentan que a la salida de la Catedral un día de misa, otros que por medio del primo de la muchacha que se movía por el entorno que empezó a conocer el futuro Almirante.
Colón conoció entre otros cordobeses a D. Juan Diaz de Torreblanca médico de profesión y a los Esbarroya una familia de boticarios y amigos comunes tanto de Diego de Arana como más tarde del propio descubridor
Fuera como fuere, el caso es que sus vidas y destinos se cruzaron...
Ella, me imagino que se quedaría fascinada de la personalidad del navegante, él quedaría prendado de la juventud y belleza de la cordobesa que sin duda le hizo más "agradable" su estancia en Córdoba, a la espera de que su proyecto fuera asumido en gastos por la Corona castellana.

No se imaginaba todo lo que tendría que esperar para ver sus sueños cumplidos, ya que los Reyes por aquel entonces estaban involucrados en la guerra de Granada y preferían terminarla antes de comenzar una nueva aventura.
La espera fue de años y aunque el navegante malvivía con el mercadeo de libros y mapas de mapas realizados por él mismo, cuentan que llegó a pasar calamidades y que incluso tuvo que acogerse a la caridad del convento de la Merced, lo que hoy es Diputación de Córdoba.
¡Bueno, sigamos!
Colón y Beatriz vivieron una intensa historia de amor de la que nació un pequeñín como dije al principio del post un quince de Agosto de 1488; la parejas estuvo bien hasta el primer viaje de Colón a las Indias, muestra de ellos es que se quedó al cuidado de Diego, el otro hijo de Cristobal y que el primo de Beatriz acompañara al navegante haciéndolo gobernador del Fuerte de Navidad, la primera colonia que tuvo España en esta aventura.

El regreso de esta primera expedición marcó el final de la relación entre Beatriz y el descubridor... ¿Qué pasó? Pues nadie lo sabe, lo cierto es que le recogió a sus dos hijos, Diego y Hernando, que en adelante quedarían en la corte en calidad de pajes del príncipe don Juan.
La malas lenguas cuentan que Colón encontró el amor en otros brazos en las islas canarias más concretamente en la isla de Gomera con Beatriz de Bobadilla ¡La misma que se quitó de encima Isabel la Católica porque estaba liada con el Rey!

Vale, lo cuento como chisme-histórico:
La dama en cuestión era sobrina de la marquesa de Moya amiga de la Reina y que recomendó a Isabel de Bobadilla y Osorio como dama de la Corte.
Una vez que la joven estaba allí, la reina descubrió que había "rollito" con el Rey; así que Isabel que era más lista que el hambre! ¡La casó con el señor de Gomera y la mandó pá Canarias así como que no quiere la cosa !
Bueno, el caso es que dicen que Colón que estuvo tres veces en la isla en 1492 en el 1493 y en el 1498 con ocasión de su viajes a las Americas y dicen que hubo ¡Aquí te pillo y aquí te mato! entre ambos... ¿Al igual de ahí viene el distanciamiento de doña Beatriz ? ¿Quien sabe?
Lo que si se sabe es que Cristobal Colón no olvidó a la cordobesas pues al morir dejó encargado a su hijo Diego que se le enviara anualmente a doña Beatriz 20.000 maravedíes a fin de que le asegurara rentas que le permitieran llevar una vida desahogada.
En el codicilo del 19 de mayo de 1506  dice:

"(...) Digo y mando a mi hijo Diego o a quien Heredare que haya encomendada a Beatriz Enriquez vecina que es de Córdova, madre de D. Hernando mi hijo, que la provea para vivir honestamente como persona que yo soy en tanto cargo (...) "


Aunque se desconoce la fecha del fallecimiento de Doña Beatriz, le sobrevivió a Colón en más de quince años. Así lo prueban algunas escrituras que atestiguan las dificultades económicas a que tuvo que hacer frente; y es que al retraso en el pago de las mencionadas rentas se sumaba el total desamparo en que la tenía su hijo, que siempre expresó hacia ella un abandono extremo...  Ella sin embargo, prefirió vivir casi en la indigencia y nunca reclamó su herencia que el padre de su hijo le dejó.




Fuentes consultadas:
Beatriz Enriquez de Harana del  Boletín de la Real Academia de Córdoba de Ciencias, bellas Letras y Nobles Artes año 1993- Juan Diaz de Torreblanca médico olvidado del siglo XV por M. Cabrera Sánchez- Datos nuevos referentes a Beatriz Enríquez de Arana y los Aranas de Córdoba, encontrados por D. Rafael Ramírez de Arellano- El affeire gomero de Cristobal Colón por Alejandro Zabaleta 15 /5/2011 la opinión de Tenerife-Beatriz Enríquez de Harana y Cristobal Colón escrito por José de la Torre y Cerro-  Wikipedia