En tres tiempos se divide la vida: En presente, pasado y futuro; de éstos el presente es brevísimo, el futuro dudoso y el pasado cierto... (Lucio Anneo Séneca)

miércoles, 15 de marzo de 2017

La dinastia Banu Qasi y los Omeyas




Cuando las primeras tropas musulmanas entraron en la península ibérica comandadas por Tariq y Musa en el siglo VIII, algunos nobles godos ofrecieron resistencia a los invasores hasta su muerte, mientras que otros, capitularon rindiendo vasallaje a Damasco para así poder conservar sus posesiones y patrimonio.
Esto es lo que hizo un conde llamado Casio que rinde vasallaje a Musa para no perder sus posesiones convirtiéndose al islam y adoptando el nombre de Fortún ben Qasí o Fortún Casio. 
El  nombre de Musa aparecerá reflejado en los nombres de sus descendiente, sin duda en honor del que lo había patrocinado.



Sus dominios se situaron en el valle medio del Ebro y por su carácter fronterizo hacía que sus tierras fueran claves para las luchas entre cristianos y andalusies por lo que les traería muchos "dolores de cabeza" a los Omeyas como a los reinos cristianos.



Poco se sabe en realidad del conde Casio, algunas crónicas cuentan que se casó con Aisha ben Abd al-Aziz, hija del segundo valí de Al Ándalus Abd al Aziz ben Muza que se había casado con Egilona de Córdoba, la viuda de D. Rodrigo Rey Visigodo.
Si la cosa era así, Aisha, era nieta por parte de padre del mismo Muza, al que le había rendido vasallaje y según Ibn Hazm que Qasi, era un noble godo y que tuvo cinco hijos varones: Musa ibn Fortún, Abu Tawr, Abu Salama, Yunus y Yahya. 

Cuando Abderraman I se proclamó Emir la familia muladí rindió vasallaje al Omeya y durante esa etapa y también con la de su hijo Hisham I, fueron prácticamente fieles al Emirato, ya que a pesar de su cercanía con Zaragoza no se sumaron a los movimientos rebeldes del gobernador de ésta, seguramente porque en ese tiempo estaban más preocupados en ser una familia poderosa que en un levantamiento contra el Emir. 
De hecho, Muza Ibn Fortún jugó un papel muy inteligente ante los ojos de Hisham ya que una de las veces  en que el gobernador de Zaragoza Said ibn al Husayn fue contra el cordobés, Muza Ibn Fortún entró con sus hombres afianzando la plaza al Emir que al probarle su fidelidad, lo que desde luego, aumentó el prestigio familiar en Córdoba.

Pero no siempre iban a ser tan "buenos súbditos" los Banu Qasi, con Al hakem I intentaron jugar un doble papel con Abd Allah y Sulayman quienes buscaban apoyos para disputarle el trono a su sobrino llegaron hasta ellos... 
Enterado el Emir no se quedó quieto y empleó la fuerza para imponer su autoridad con los Qasi, a su tío Sulayman lo mató y a Abd Allah  lo dejó que se instalara en tierras valencianas a cambio de un tributo ¡Ellos volvieron al redil y todo quedó en intrigas!

De estas intrigas se libraron y viéndose fuertes miraron hacía sus vecinos los cristianos de Pamplona y vieron la posibilidad de entablar buenas relaciones con ellos por medio de matrimonios entre miembros de las familias.
Casaron a Musa ibn Fortún con Onecca una princesa que había quedado viuda de un vascón llamado Iñigo Jimenez o Eneko con el que fue madre de Iñigo Iñiguez el que sería primer rey de Pamplona conocido también como Iñigo Arista.
De la unión de Onecca y Musa ibn Fortún nació Musa ibn Musa que sería el principal caudillo de esta familia muladí y hermano uterino del rey de Pamplona a la vez que su yerno, pues se casó con su medio sobrina carnal Assona Iñiguez ¡ Ufff, que lío se traían estos!  
De este matrimonio nacieron al menos seis retoños entre hijas e hijos.
Una vez que los vínculos familiares estaban más que reforzados se aliaron tanto los Banu Qasi como los navarros, contra su enemigo común el entonces Emir Abderraman II.

La única solución que tenía el cordobés era no dejarlos que se organizaran por lo que los ataques fueron frecuentes en expediciones contra Musa y los pamploneses que " esa alianza" cada vez fue más inestable ante los problemas que siempre tenían los Qasi con el Emir y que los navarros siempre pagaban con campañas en su contra del cordobés.
El "distanciamiento" se agravó a causa de un problema que tuvo Musa con el wali de Zaragoza. 
El wali Harit lo desalojó de Borja y sintiéndose acosado Muza pidió ayuda a su sobrino García Iñiguez para prepararle una emboscada al zaragozano donde lograron capturarlo.
Enterado Abderraman II montó en cólera organizando una campaña contra Pamplona que según los cronistas duró más de treinta días para asegurarse de no dejar nada en pie.
Derrotados y heridos, tanto García Iñiguez como Muza ibn Muza, no tuvieron más remedio que soltar al walí Harit y rendirse ambos ante el Emir.

En tiempos del Emir Muhammad I hizo un cambio de alianzas y para asegurase la fidelidad en la frontera superior reconoció a Muza como señor de Tudela y la gobernación de Zaragoza.
Los Banu Qasi se sintieron más poderosos que nunca y sabían que tenían cierto prestigio, a lo largo del tiempo habían cogido poder gracias al apoyo convenido que le fueron haciendo a los Omeyas en sus luchas internas y ésto lo vieron tal vez, no como una gracia del Emir sino una debilidad, y para los Qasi era el momento oportuno para rebelarse contra Córdoba.
Acababa de morir el Emir y su heredero todavía estaba expectante, así que aliados con los Aristas de Navarra y a la cabeza Muza ibn Muza afirmó su independencia proclamándose tercer Rey de España y rebelándose contra el nuevo Emir.
La respuesta del Muhammad no se hizo esperar invadiendo la región de Navarra haciéndose dueños de varios castillos entre ellos el de Falces consiguiendo con esto la sumisión de los Bani Qasi durante un tiempo.


Las relaciones de los Banu Qasi con sus parientes los navarros se rompieron cuando García Iñiguez pensó que en cuestiones de alianzas sería mucho mejor con un reino cristiano como por ejemplo el rey asturiano Ordoño I.
La alianza con los moros no le traía nada más que problemas, así que lo mejor era deshacer la alianza que tenía con los moros de una manera sutil dejando enfriar la comunicación.
Por lo que no fue de extrañar, que cuando los vikingos remontaron el Ebro hasta llegar a Pamplona, Muza hizo caso omiso a la pedida de ayuda que tuvo por parte de su sobrino navarro.
El ataque ocurrió muy rápido y una vez que los vikingos desembarcaron un grupo de ellos se cebaron contra los campesinos sin respetar ni tan siquiera ni mujeres ni niños, otro grupo mientras, se dirigían hacía los muros de la ciudad donde los habitantes tuvieron poca capacidad de reacción. ¡Fue toda una escabechina!
Mientras un grupo de incondicionales con García Iñiguez a la cabeza lucharon cuerpo a cuerpo hasta que fue hecho prisionero... Éstos al ver que era nada más y nada menos que el Rey, pidieron un rescate de 90.000 dinares.

Una vez pagado el rescate y devuelto de nuevo a Pamplona García Iñiguez sella definitivamente su alianza con Ordoño I con un matrimonio del mismo pamplonés  que ya viudo de su primera esposa ¡Se supone! y digo se supone porque los cronistas no tienen nada claro si murió o la repudió, se casa con una de las hijas del rey Ordoño llamada Leogundia.
Una vez terminadas las bodas emprendiendo una campaña contra el mismo Muza.
En aquellos tiempos la parte de Burgos todavía no estaban pobladas a pesar de que eran las más cercanas a la frontera de los Banu, donde solo en la misma frontera tenían una plaza que Muza ibn Muza se había encargado fortificar, la plaza de Albelda. 
Y allí se dirigieron las tropas de Ordoño al saber que Muza estaba realizando una razzia en tierras de Pamplona donde su sobrino, García Iñiguez estaba haciéndole frente.
Así que cuando se enteró que Ordoño I estaba cercando su plaza, allí que fue para defenderla con sus hombres...  
Pero el asturiano había dejado parte de sus hombres en el asedio mientras que los demás esperaron la llegada para hacerle frente a Muza, que al verse herido, escapó sin hacerle frente provocando un desconcierto en las filas de los Banu Qasi al quedarse sin su caudillo; lo que, aprovecharon los asturianos atacándoles y causándole muchísimas bajas. Luego marcharon contra Aldelba que fue asaltada y arrasada completamente.

La derrota fue tan aplastante que esto provocó la pérdida de poder de los Banu Qasi que aunque tuvo más años de existencia para seguir dándole problemas a los Omeyas, se fueron volviendo anónimos  de forma irreversible... 
Mientras, una importante expedición cordobesa de castigo por tierras navarras en la que cayó prisionero el príncipe Fortún Garcés que se llevaron a Córdoba y estuvo nada más y nada menos que 20 años encarcelado.
La historia de Fortún Garcés y de como llega éste príncipe a ser bisabuelo del gran Califa cordobés Abderraman III acaba de empezar.


Pero eso, déjame que te lo cuente otro día.



Fuentes consultadas:

El conde Casio, los Banu Qasi y los linajes Godos de Al Ándalus de Maribel Fierro- Algunas consideraciones acerca del conde Casio de Jesús Lorenzo Jimenez-Importante familia de religión musulmana afincada en el Alto Valle del Ebro entre los siglos VIII y X por Mikel Etxegarai Garaikoetxea 2011- Wikipedía- La batalla de Albelda o de Monte Laturce (859) y los enfrentamientos que la precedieron: conflictos fronterizos a mitad del S. IX por Mercedes Lazaro Ruiz- Fotografías recogidas de internet.

miércoles, 8 de marzo de 2017

Bermejo, el "Jan van Eyck" cordobés


Poco se sabe de la vida del pintor Bartolomé de Cárdenas al que conocemos por el sobrenombre de Robeus o Bermejo que significa rojo intenso y al que llamaban al pintor tal vez por ser uno de los colores que más predomina en su obra, este desconocimiento puede ser a causa como bien dice D. Enrique Lafuente en su libro de "Breve historia de la pintura", de ser descendiente de una familia judía conversa. 
Ya se sabe que el siglo XV no fue  buenos tiempos para los conversos ya que el antijudaísmo se dirigió hacía los cristianos nuevos a los que consideraban a pesar de haber pasado desde su conversión varias generaciones, y como se puede comprobar en su obra abundan inscripciones hebreas por lo que es probable que las pocas noticias de su vida se debe a eso.

Nació en Córdoba hacia 1440 y se presupone que pudo ser de la escuela de Pedro de Córdoba y de los Fernández, más tarde se marchó de Córdoba tal vez por un desolador panorama artístico, viviendo en varias ciudades como Valencia Zaragoza y Barcelona, ya que en aquel tiempo la gran mayoría de la pintura estaba financiada por la Iglesia de ahí que buscara contratos para pintar en catedrales, conventos y parroquias de grandes ciudades. 
Se cree que Bermejo hubiera estado en Flandes para aprender un total dominio de los secretos de la técnica ya que sus obras, sobre todos las de su etapa de juventud son depuradamente de la escuela flamenca, por su color sutileza y detallismo, como su obra  "La muerte de la virgen" y que se encuentra en el museo de Berlín.
La muerte de la Virgen (1462)
Óleo sobre tabla  63 x 41 cm
Museo de Belín Alemania
En un principio esta obra estuvo catalogada como obra de la escuela del bajo Rin, aunque luego se descubrió que era de D. Bartolomé Bermejo.
También son de su primera época las dos tablas adquiridas en 1914 por el MNAC Barcelona titulado Resurrección y descenso de Jesús al limbo
La resurrección de Cristo
Óleo y dorado sobre tabla 90 x 65 cm
Museo de Barcelona
En este compartimento, Cristo sale del sepulcro ante la mirada de adoración de un ángel, mientras los soldados que vigilan la tumba quedan despavoridos por el milagro. En segundo término se ve a las tres Marías, que han salido de Jerusalén y caminan hacia el sepulcro con frascos de perfume para ungir el cuerpo de Cristo.
Descenso de Jesús al limbo
Óleo y dorado sobre tabla  90 x 65 cm
Museo de Barcelona
Según Ruiz y Quesada, la primera noticia documentada relativa a su carrera artística lo sitúa en Valencia en fecha 5 de febrero de 1468, año en que pactó con el caballero Antoni Joan el retablo mayor de la parroquial de San Miguel de Tous (Valencia)
San Miguel de Tous
Óleo y dorado sobre tabla 1,88 x 0, 81 cm
National Galery Londres
Sobre fondo dorado un San Miguel con capa brocada y luciente armadura da muerte al maligno ante la presencia del donante o comitente, vestido de brocado gris y bonete, que sostiene un misal abierto en sus manos.
El retablo estuvo en la pequeña iglesia alrededor de 100 años hasta que fue vendida por el cura de la parroquia a un marchante alemán. Con ese dinero se compró una nueva cruz para sacarla en las procesiones.
En 1904 la obra fue adquirida por un coleccionista ingles que la tuvo en su poder hasta 1995, los herederos de la familia la quisieron subastar quedándose la Nacional  Galery

También se cree que fueron pintadas durante su etapa de valencia "La virgen de la leche" conservada en el Museo de Bellar Artes de Valencia, un San Agustín que está en Art Institute of Chicago y un San Juan Bautista del Museo de Bellas Artes de Sevilla
Virgen de la leche 1468-1495
Museo de Bellas Artes de Valencia
Como elemento icónico destaca que el niño juega con un rosario de coral, la tabla se cree que fue pintada para el Convento de Santo Domingo de Valencia. Cuanto me recuerda este cuadro por su parecido a un fresco que existe en la iglesia de Santa Marina de las Aguas Santas de Córdoba y que es de autor desconocido.
San Agustín
Art Institute of Chicago
San Juan Bautista
Museo de Bellas Artes de Sevilla

Fernando I de Castilla acogiendo a  Santo Domingo de Silos
Temple sobre Tabla 1474 - 1479
145 cm x 94 cm

Cristo de la Piedad
Castillo de Perelada (Barcelona)

Ya instalado Bermejo en Daroca - prosigue Ruiz y Quesada- firmó el contrato para pintar el retablo de Santo Domingo de Silos de la iglesia de dicha localidad en septiembre de 1474, pactando ante notario la elaboración de esta obra con el vicario y el sacerdote Jaime de Molina en representación de la parroquia.
En dicho contrato, aparece que el santo debería aparecer vestido de pontifical con mitra, báculo y libro, y no como el abad benedictino que es en realidad lo que fue.
En el acuerdo también se decía que si se incumplía el contrato implicaría la excomunión del pintor. 
Aunque a pesar de la dureza de lo pactado pasaron tres años y Bartolomé Bermejo todavía no había acabado el retablo de Santo Domingo de Silos, solo había realizado la parte central que actualmente se encuentra en el Museo del Prado.
Como anécdota cuenta Ruiz y Quesada, que dejó Daroca y se fue a Valencia para hacer un nuevo encargo; el tríptico de "La Virgen de Monserrat".

Más tarde su residencia en Zaragoza a finales de 1477 donde le llegó el anuncio de la sentencia de excomunión de Bartolomé Bermejo por no haber terminado su trabajo en Dacora, lo que de nuevo se trasladó para intentar finalizar la obra.
Bermejo tenía mucho trabajo sin finalizar, lo que le llevó a pactar de nuevo con el sacerdote D. Jaime de Molina y ante notario que Martín Bernat, pintor de Zaragoza, daría término a la obra en el plazo de dos años, con Bartolomé de Cárdenas o sin él. Por ello solo la parte central del tríptico es de su autoría, los laterales son de Bernat

Santo Domingo de Silos entronizado como Obispo
Óleo sobre tabla  242 x 130 cm
Museo del Prado
La tabla central del retablo mayor de la iglesia de Santo Domingo de Silos, ingresó en el Museo del Prado por permuta, 1920. 
Está sentado en un trono gótico de rica talla dorada con siete estatuas policromadas que representan las Virtudes Fortaleza, Justicia y Fe a la izquierda. Caridad en el remate; y Esperanza, Prudencia y Templanza a la derecha. 
Según el mismo contrato, las vestimentas eclesiásticas del santo debían estar realizadas con oro en relieve.
Virgen de Monserrat (Parte Central)
Óleo sobre tabla 156 x100cm
Catedral de Acqui Terme  Italia

El precioso tríptico de la Virgen de Monserrat fue encargado por una de las familias más adineradas de aquel tiempo, los Della Chiesa, familia muy próxima al Papa y ricos navegantes que comerciaban entre los puertos de Savona de donde era oriundos  y Valencia.
En el panel central se observa al donante, Francisco Della Chiesa arrodillado ante la virgen María que lleva al niño Jesús en sus brazos. 
A los pies de la virgen hay una especie de pergamino donde aparece la firma del autor de la obra "Bartolomeus Rubeus"
También aparece detrás de la Virgen la abadía de Monserrat, posiblemente indicando que es la puerta del cielo.
Santa Engracia
Óleo sobre tabla 164 x 73 cm
Intitute Chicago
El retablo de Santa Engracia, podría ser el encargo por Loperuelo para los Franciscanos de Dacora dividido y vendido a colecciones diferentes por ejemplo la tabla de Santa Engracia coronada se encuentra en Boston, Estados Unidos.
La escena del arresto de la Santa se encuentra en el de San Diego Museum of Art, su aprisionamiento en el Museo de la Colegiata de Dacora (Zaragoza) y su flagelación en el Museo de Bellas Artes de Bilbao.
La flagelación de Santa Engracia
Museo de Bellas Artes de Bilbao
Crucifixión
Óleo sobre tabla
Galeria Pallavicini Italia

En el año 1490, Bermejo pintó en Barcelona una de sus grandes obras maestras, la tabla de la Piedad que actualmente se conserva en el Museo de la catedral de la Ciudad Condal. 
Pintura encargada por el canónigo arcediano Lluís Desplà para su capilla privada, de ahí su sobrenombre.
Su composición está centrada en una virgen desolada que tiene a sus hijos casi en brazos, la acompaña San Jerónimo que para identificarlo aparece el león dormido a su pies.
La Piedad Desplá
Óleo sobre tabla
Museo de Barcelona

Como en la mayoría de sus obras, Bermejo deposita en la Piedad de Barcelona un trasfondo simbólico, pintura de madurez y sin duda una obra maestra.
Muere en Barcelona hacia 1498.
Predela   que se encuentra  en el Museo de Huesca

En el retablo aparece Santa Catalina, la Virgen, en el centro el Cristo de la Piedad, San Juan Y Santa Lucia.




Fuentes consultadas: 
De Acqui Terme a la Piedad Desplà. Textos e iconografías inéditos de Bartomolomé Bermejo de Francesc Ruiz i Quesada- Breve historia de la pintura española de Lafuente Ferrari- Museo Nacional del Prado- Bartolomé Bermejo sumo maestro de la pintura de R.M Diario de Córdoba 1/11/1959- Pintores de Córdoba en el Museo del Prado por Marin Campos Diario de Córdoba 23/09/1965- Bartolomé Bermejo Diario de Córdoba 14/07/1951- Wikipedia- Galeria de pintores españoles autor J. Luis- De pintura valenciana, Bartolomé Bermejo de L Tolosa