En tres tiempos se divide la vida: En presente, pasado y futuro; de éstos el presente es brevísimo, el futuro dudoso y el pasado cierto... (Lucio Anneo Séneca)

miércoles, 19 de mayo de 2021

Elena Pardo, la vicetiple modelo del pintor

La escopeta de caza
Oleo sobre lienzo
Medida: 63 x 37.50 cm









J
amás se hubiera imaginado Elena Pardo, la mujer de mirada lánguida y profunda, que su nombre perduraría a los largo de los años... 
Sólo que era una más de las treinta vicetiples de la compañía de revista de Eulogio Velasco.
Romero de Torres se podría haber fijado en la artista estrella Tina Jarque, la primera mujer que hizo un desnudo en la España de aquellos tiempos.
Pero se fijó en una mujer menuda y fibrosa, que como dijo un día el propio hijo del pintor, Rafael Romero, "su cuerpo era más parecido al de un muchacho  que al de una mujer," en comparación a la mayoría de la mujeres que pintaba su padre.

Comienza a pintarla en 1925, luciendo un peinado a lo "Garzón", moda que venía de Paris, dando una modernidad que hasta entonces no se había pintado. 
Elena Pardo
Se desconoce paradero
 Como hemos dicho, comienza a pintarla con el objeto de ofrecer un calendario que difundiera la actividad e imagen de la empresa, la Unión Española de
.Explosivos.
Que cada año, encargaban el calendario a un pintor representativo del momento, indicando que debía tratarse de un cartel figurativo y tendría que hacer alusión a la actividad de la empresa.
Julio Romero de Torres, realizó algunas obras para ilustrar dichos almanaques. "LA ESCOPETA DE CAZA", muestra a Elena abrazada a una escopeta, con aire melancólico y una mirada de profunda tristeza,
que tanto reflejó D. Julio Romero de Torres, nada más y nada menos que en diecisiete ocasiones no era otra que Elena Pardo; una vicetiple que actuaba en el Teatro Romea.
No se sabe mucho de esta mujer ´solo he conseguido encontrar es que en 1932 seguía trabajando de vicetiple con la compañía Velasco junto con la misma actriz Tina Jarque con un repertorio de obras interpretadas como:
Cocktail de amor, Flores de lujo, Noche de cabaret, Bellezas del mundo, Las Leandras, La camisa de la Pompadour, Las insaciables, Las peponas, Las tentación, Las corsarias, Las de Villadiego, entre otras...
En este cuadro del que desconocemos su título y paradero, vemos a Elena sentada en una silla con el torso desnudo, peinada hacia atrás, incluso me atrevería a decir que peinada con fijador y con unos pendientes de perlas, con los que aparece en muchos cuadros.
Al fondo un trono callejero que se asemeja mucho al que acogió a sus Virgen de los Faroles en una de las fachadas de nuestra Mezquita Catedral, y del que ya hablamos en nuestro blog (PINCHAR  AQUÍ)

Tristeza Andaluza (1927)
Óleo sobre lienzo 75 x 70 cm
Colección Privada
Córdoba
En el lienzo "TRISTEZA ANDALUZA" también conocido por "Melancolía" la modelo aparece sentada de perfil contempla al espectador con mirada abatida, la insoportable tristeza andaluza bajo el cielo azul, mientras que sus manos descansan sutilmente en el mástil de una guitarra.
Al fondo, bien podría ser el claustro del compás de San Francisco, pero que en realidad es el convento de San Pedro El Real, fundado tras la conquista de Córdoba por Fernando III, tan cercana a la casa y al taller del pintor.
Elena Pardo de nuevo aparece con su pelo a los garçon, con blusa malva o lila, olor que refleja estrechamente con las emociones como la mesura, tranquilidad, la calidez, sentimientos muy cercano a la idiosincrasia cordobesa
Este cuadro siempre se ha encontrado en colecciones privadas y fue en el 2011 cuando volvió a Córdoba, aunque a manos de un comprador privado que pagó casi 99.129 euros. 



Esclava (1928)
Óleo sobre lienzo 84 x 63 cm
Colección Arturo Uriarte
Argentina
En "ESCLAVA", lienzo que formó parte de la Exposición Iberoamericana de Sevilla en 1929,  la modelo aparece con una actitud de espera casi insolente, sentada con el torso desnudo y las manos atadas a la espalda con un misterioso fondo oscuro donde no aparece ninguno de sus lejos... 
Fue comprada junto con "La niña de las Uvas", "Amparo" y "Rivalidad"; esos  junto con otra obra titulada "María" adquirida por una peruana llamada Isabel Salcedo por 5000 pesetas; fueron los únicos cinco cuadros que se que fueron vendidos ya que el pintor los tenía apalabrados..... Los demás, después de la muerte del pintor que fue en Mayo de 1930, los recogió la familia para donarlos a la ciudad de Córdoba. 
El comprador de las tres obras fue Arturo Uriarte, un famoso médico argentino que pagó en aquellos tiempos cien mil pesetas por solo esa obra, batiendo el récord de precios.
Él junto con su hermano llegaron a tener una extensa colección de obras de Arte que parte fueron donadas al Museo de Argentina.

En la Ribera (1928)
Oleo sobre lienzo 110 x 81 cm
Museo de Julio Romero de Torres
Córdoba

"EN LA RIBERA", se puede apreciar la plenitud de su obra tanto en sus cromados, como oscureciendo los tonos que junto en el tratamiento de las figuras hace pensar que de nuevo vuelve al realismos.
En lienzo que afortunadamente podemos encontrar en el Museo de Julio Romero de Torres,
la modelo Elena Pardo aparece apoyada al quicio de una puerta, posa de espaldas con el torso desnudo, mientras mira al espectador de soslayo con la mirada nostálgica que tanto le caracteriza.
Se puede apreciar el precioso color de la falda junto con el mantón que resalta aún más frente a ese paisaje algo esbozado y sombrío pero que se puede apreciar la ribera y el barrio del Campo de la Verdad;  explica la añoranza del pintor por su tierra, Córdoba, ya que a pesar de que este cuadro fue pintado en Madrid en su taller situado en la carrera de San Jerónimo de Madrid. 
Siempre recurría al paisaje de nuestra ciudad... La eterna nostalgia del cordobés...

Con "MARILUZ" que podemos disfrutarlo de ver en el Museo, es perteneciente también a la ultima etapa del pintor ya que fue realizado en 1929.
Mari Luz (1929)
Oleo sobre lienzo 35 x 39 cm
Museo de Julio Romero de Torres
Córdoba
Forma parte de la serie de cuadros de los que el pintor denominaba "Chiquitas buenas". 
Elena Pardo aparece de perfil con su inimitable peinado a lo garçón y con su inconfundibles perlas de pendientes que tanto ha lucido en todos sus cuadros.
mirando al espectador.
El cuadro es pequeño, apenas mide 35 x 39 cm lo que me llega a pensar que fue realizado para regalárselo a la propia modelo.
En "LA NIÑA TORERA" es un claro ejemplo del impacto que le causó a Julio Romero de Torres, el movimiento Art Decó durante su visita a la exposición de Art´s Decoratifs en Paris en 1925.
Esta vez Elena Pardo no aparece con su típico peinado a lo garçón repeinada con fijador... Esta vez se le aprecia unas patillas e incluso la coleta del torero.
La modelo deja un hombro al descubierto de forma provocadora dejando incluso que el espectador vea parte de uno de sus pecho, se encuentra sentada junto al pasillo que lleva al ruedo y  se encuentra ataviada con un traje de luces junto a su capote de paseo en plata; en la mano la espada y la muleta. 
La niña Torera (1928/29)
Oleo y Temple sobre Lienzo
Medida: 60 x 85 cm
Colección privada
Es curioso que a pesar de llevar la muleta y espada en la mano le pinte un vestido de torear en plata ya que este color va destinado para los banderilleros. Este precioso cuadro fue subastado en la sala Sotheby´s en Londres se vendió por 334.348 euros.
  OTROS CUADROS

Mujer Moderna (1920)
Oleo sobre lienzo 
Colección Privada
Elena Pardo
Oleo sobre lienzo 42x 33 cm
Colección Privada





















Cordobesa (1925)
Oleo y Temple sobre Lienzo
Medida: 62 x 49 cm
Colección privada
Fuentes consultadas: 
Modelos de mujer: Arqueo tipos femeninos en la pintura de Julio Romero de Torres por José Raya Telles- Coplas y copleras para el arte de Córdoba : Romero de Torres y la copla por José María Palencia Cerezo *Museo de Bellas artes de Córdoba-Estudio histórico museográfico de la Sala Julio Romero de Torres para la Casa de Córdoba de la Exposición Iberoamericana de Sevilla de 1929 de María Dolores García Ramos *Universidad de Córdoba, España